Cómo lograr calidad de vida en la menopausia

Un óptimo estado físico, mental, emocional y espiritual ayuda a una "vida saludable", durante esta etapa por la que atraviesa la mujer.

Con la menopausia se vienen una serie de trastornos hormonales. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Getty Images

Mucha gente aún cree que si no está enferma, está saludable. Pero en realidad hoy en día la definición de salud de la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha variado y dice que "La salud es un estado de completo bienestar físico, mental, social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades". Se trata de una visión más holística de las personas, donde se da énfasis al “estar bien” no solo física, sino también social y mentalmente.

Esto adquiere mucha importancia en la menopausia, que se da en una edad donde aparte de los trastornos hormonales y sus posibles molestias, la mujer puede tener que enfrentar una serie de cambios tanto familiares como laborales.

Los hijos están crecidos y van asumiendo sus propias vidas, muchas veces lejos de la casa de los padres. En el trabajo pueden haber problemas, jubilación, mayor dificultad en conseguir nuevos puestos; y a nivel físico puede sentir que ya no tiene las mismas capacidades que antes (energía, elasticidad, resistencia, etc.) y así por el estilo.  

Son 4 campos principales en los que debemos desarrollar un programa para “vivir saludable” a nivel físico, mental, emocional y espiritual.  

Campo físico. Lo más importante es tener una alimentación adecuada y una vida activa, con ejercicio -de preferencia- diarios que estén de acuerdo a nuestra capacidad y condición. Debemos recordar que con los años el metabolismo va disminuyendo, por lo que para mantener nuestro peso cada vez debemos comer menos calorías y aumentar nuestra actividad. Hoy en día el sobrepeso es una epidemia mundial y sabemos que usualmente es causado por el consumo excesivo de azúcares y grasas. En principio, la idea es comer la mayor cantidad de cosas frescas, que usualmente son las más sanas. Y si va a comprar enlatados, leer con cuidado la etiqueta del envase para ver los contenidos de azúcar y el tipo de grasa que contiene lo que pensamos comer.  
El deporte debe iniciarse en forma paulatina y previo chequeo médico. Vale la pena hacer una rutina que inicie en forma muy suave, y que semana a semana vaya aumentándose la intensidad y el tiempo de los ejercicios, en vez de querer hacer mucho el primer día, lo que usualmente provoca dolores y/o lesiones.

Durante la menopausia la mente debe estar activa con actividades sencillas como practicar sudoku o hacer crucigramas. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Getty Images

Campo mental. La mente responde al entrenamiento igual que el cuerpo. Una mente entrenada se mantiene más ágil y con mejor memoria que una que solo se dedica a ver televisión, una actividad pasiva. En esta etapa de la vida es súper importante mantener la parte intelectual activa: lea, estudie, aprenda cosas nuevas (idiomas, instrumentos), haga crucigramas, sudoku, etc. ¡Use su mente!
 
Campo emocional. Es importantísimo tener una familia estable, amigos, gente que sintamos cercana y en quien podamos confiar.

Vale la pena formar -por ejemplo- grupos de lectura o asociarse con amigos para hacer actividades que les gusten, como paseos, etc. La persona se debe sentir útil y cada día que pasa debe sentir que ha hecho algo que la motiva, que le parece interesante. ¡No podemos dejarnos llevar por la rutina y la inercia!
 
Campo espiritual. Hay gente de 80 años que parece haber vivido un año 80 veces, gente que no ha cambiado su enfoque de vida y sigue siendo vulnerable a todas las opiniones, modas, etc. El crecimiento espiritual que puede conseguirse a través de las religiones, la meditación, la contemplación, etc., nos da la oportunidad de encontrar lo que hay de valioso en nosotros mismos y de vivir una vida más consciente.
En la medida que uno adquiere “consciencia”, se van yendo las emociones negativas que muchas veces crean angustia en nuestras vidas.  
 
En un próximo artículo hablaremos de los  tratamientos que podemos ofrecer cuando los cambios físicos de la menopausia le crean problemas a una mujer.