Cómo mantenernos a salvo de los rayos

El 85 % del cuerpo humano está compuesto por agua, y eso nos pone en mayor riesgo de recibir una potente descarga eléctrica.

Algunos lugares cuentan con pararrayos, que atraen las descargas.
Algunos lugares cuentan con pararrayos, que atraen las descargas. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Getty Images

Un rayo posee una potente descarga eléctrica que al impactar en una persona, la más probable consecuencia es la muerte. Las lluvias torrenciales suelen coincidir con la presencia de estos fenómenos naturales ¿Podemos prevenir el impacto?

"El 80 a 85 por ciento del cuerpo humano está compuesto por agua, por eso somos un conductor perfecto para la electricidad", explica el médico de Solidaridad Salud Jorge Luis Guerra, especialista en Emergencias.

De acuerdo al especialista, estamos más expuestos cuando nos encontramos en campo abierto y está lloviendo; eso sumado a si la persona tiene joyas o metales, que pueden atraer una descarga eléctrica.

Prevención

Si se están produciendo intensas lluvias, cabe la posibilidad de que ocurran rayos y truenos, más si es sierra o selva. Entonces, la principal recomendación es mantenerse a salvo bajo techo y no acudir a eventos públicos como fiestas patronales.

Estar cerca a charcos de agua que permiten que la electricidad se conduzca con mayor facilidad. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Getty Images

Algunos lugares cuentan con pararrayos, que atraen las descargas. Sin embargo, señala el emergencista, el hecho de estar al aire libre nos pone vulnerables, si estamos cerca a charcos de agua que permiten que la electricidad se conduzca con mayor facilidad.

En cambio, las botas de jebe pueden ser buenos aislantes de la electricidad.

Las botas de jebe pueden ayudarnos a esquivar descargas eléctricas. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Getty Images

Y si advertimos el riesgo, deberíamos estar libres de elementos de metal, aunque algunas personas podrían no cumplir con esta recomendación si tuviesen dientes empastados con oro.

Pero las placas de titanio no son un problema. "Es el único metal adherido al cuerpo que no causa problemas posteriores, no necrosa. El organismo trata de aceptarlo como una estructura natural, y por eso el cuerpo lo trata de cubrir con tejido", señala el emergencista.

Complicaciones

La primera complicación es un paro cardíaco, porque el corazón al recibir la descarga se acelera o se para. "Si no ocasiona paro cardiaco puede provocar quemaduras a nivel de la zona de los pulmones, puede causar insuficiencia renal aguda por descarga y puede ocasionar quemaduras de segundo y tercer grado en el cuerpo".

En los casos letales, la muerte se produce por un paro cardiaco y porque la energía que ingresa al cuerpo necesita ser expulsada por algún lugar. Muchas veces ocasiona rupturas de  los músculos y las consecuencias pueden ser muy graves.

Un rayo puede pegar directamente a una sola persona o caer a un árbol, edificio u objeto y llegar hacia ti. También puede transmitirse de persona a persona o viajar por el suelo y llegar a ti.

"El paciente puede morir por quemaduras internas o daños en órganos internos", agrega el experto.

¿Cómo se atiende al herido?

El emergenciólogo, como especialista multidisciplinario, monitoria al paciente en UCI. Luego cuando ya se ha estabilizado a la víctima, se involucra el cirujano plástico para que atienda las quemaduras; el nefrólogo evalúa el estado del riñón; el neumólogo examina el sistema respiratorio; y si hay una arritmia se le hace una cardioversión (choque eléctrico) para solucionar el problema.