Conoce los derechos que asisten al adulto mayor

Para velar por la salud y bienestar de nuestros adultos mayores, es importante conocer la Ley N°30490 que los protege.

La persona adulta mayor tiene derecho a la atención integral de salud, en EsSalud o Minsa, de manera prioritaria y recibir un buen trato por parte del personal de salud. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Getty Images

El 21 de Julio del 2016, se promulgo la nueva ley de la persona adulta mayor (Ley N°30490), en la cual se enumeran los derechos de las personas mayores de 60 años. Es fundamental conocer esta norma para darles el lugar que merecen en la sociedad, tomar conciencia de la importancia de esta población, reforzar los valores, respeto y buen trato.

Con suerte muchos llegaremos a ser adultos mayores, es importante educar a la población desde edades tempranas para que la sociedad sea amigable y accesible con ellos, ayude a promover su autonomía e independencia con el fin de mejorar su calidad de vida y preservar su salud. Hay que tratarlos como queremos ser tratados en el futuro.

Según el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) representan el 9,6 % de la población del país y para el 2021 serán el 11,2 %. Es un grupo etáreo que está teniendo un crecimiento exponencial, el mundo está envejeciendo y eso no es ajeno a su población.

La persona adulta mayor es titular de libertades fundamentales y tiene, entre otros, el derecho a:

1. Una vida digna, plena, independiente, autónoma y saludable.
2. La no discriminación por razones de edad y a no ser sujeto de imagen peyorativa.
3. La igualdad de oportunidades.
4. Recibir atención integral e integrada, cuidado y protección familiar y social, de acuerdo a sus necesidades.
5. Vivir en familia y envejecer en el hogar y en comunidad.
6. Una vida sin ningún tipo de violencia.
7. Acceder a programas de educación y capacitación.
8. Participar activamente en las esferas social, laboral, económica, cultural y política del país.
9. Atención preferente en todos los servicios brindados en establecimientos públicos y privados.
10. Información adecuada y oportuna en todos los trámites que realice.
11. Realizar labores o tareas acordes a su capacidad física o intelectual.
12. Brindar su consentimiento previo e informado en todos los aspectos de su vida.
13. Atención integral en salud y participar del proceso de atención de su salud por parte del personal de salud, a través de una escucha activa, proactiva y empática, que le permita expresar sus necesidades e inquietudes.
14. Acceder a condiciones apropiadas de reclusión cuando se encuentre privada de su libertad.
15. Acceso a la justicia.

Los adultos mayores son valorados como fuente de conocimientos y experiencias, trasmiten cultura y tienen gran potencial educador que debe ser aprovechado por el resto de generaciones para crecer y evolucionar como sociedad. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Getty Images

Cabe resaltar, que el cónyuge o conviviente, los hijos, los nietos, los hermanos y los padres de la persona adulta mayor, en ese orden, siempre y cuando sean capaces, tienen el deber de velar por su integridad (física, mental y emocional), satisfacer sus necesidades básicas (salud, vivienda, alimentación, recreación y seguridad), brindarle los cuidados necesarios y visitarlo periódicamente. De lo contrario, los adultos mayores podrán iniciar un proceso por la vía civil o penal. La familia debe procurar que la persona adulta mayor permanezca dentro de su entorno familiar, en su hogar y en comunidad.

Asimismo, la persona adulta mayor tiene derecho a la atención integral de salud, en EsSalud o Minsa, de manera prioritaria y recibir un buen trato por parte del personal de salud (explicar adecuadamente sobre sus enfermedades, dar alternativas, resolver dudas y brindar apoyo y tranquilidad). Por otra parte, las entidades públicas y privadas deben facilitar el acceso y desplazamiento de la persona adulta mayor, con instalaciones adecuadas, sin barreras arquitectónicas que impidan su libre tránsito o desplazamiento.

Violencia contra el adulto mayor

Se considera violencia contra la persona adulta mayor cualquier conducta única o repetida, por acción u omisión, que le cause daño de cualquier naturaleza. Puede ser violencia física, sexual, psicológica, patrimonial o económica, de abandono (en la calle, el hogar, centros de salud, establecimientos penitenciarios, entre otros).

Se declara heredero indigno y se le excluye de la sucesión o herencia, a la persona con sentencia por un proceso de violencia familiar en agravio del adulto mayor. Asimismo, una persona puede demandar por alimentos y recibir una pensión alimentaria por parte de sus hijos o nietos en caso no pueda velar por sí misma.

Hay que priorizar el respeto al adulto mayor, a su dignidad, independencia, autonomía, cuidado y a la no discriminación. Promoviendo una imagen positiva del envejecimiento, reconociendo públicamente a la persona adulta mayor y empoderándola en la sociedad para cambiar el concepto negativo que se tiene de la vejez. Brindarle oportunidades para que se sientan útiles, desarrollando habilidades e incentivar su acceso a la educación y tecnología.

Los adultos mayores son valorados como fuente de conocimientos y experiencias, trasmiten cultura y tienen gran potencial educador que debe ser aprovechado por el resto de generaciones para crecer y evolucionar como sociedad.

El adulto mayor quiere ser tratado con respeto y cariño, que se le dé el lugar que merece en la sociedad y en la familia, quiere accesibilidad para usar servicios, sentirse útil y valorado, no quiere ser tratado como niño.