Dieta líquida menor de 1000 calorías puede revertir la diabetes tipo 2

Un ensayo puso a prueba un programa intensivo para bajar de peso, con el retiro de fármacos antidiabéticos y antihipertensivos.

Un programa intensivo para bajar de peso puede revertir un diagnóstico de diabetes tipo 2, un trastorno crónico que requiere tratamiento de por vida y que está asociado al sobrepeso y la obesidad, según informa The Lancet.

Investigadores escoceses realizaron un ensayo abierto en personas de entre 20 y 65 años que habían sido diagnosticadas con diabetes tipo 2 en los últimos 6 años. Los participantes fueron divididos en dos grupos; uno que siguió un régimen de control de peso y otro que tuvo un tratamiento ordinario con fármacos.

En el caso del primer grupo, la intervención incluyó el retiro de fármacos antidiabéticos y antihipertensivos, reemplazados por una dieta de entre 825 y 853 calorías al día, consistente en sopas y batidos saludables.

Según reporta la BBC, la dieta consistía en 17 semanas a base exclusivamente de líquidos. "Eran cuatro comidas líquidas al día que consistían solo en una bolsita de alimentos en polvo que tenía que remover en agua. El caldo contenía apenas 200 calorías, pero también el balance correcto de nutrientes".

Por lo general, una persona adulta sana consume un promedio de 2000 calorías al día, pero con el régimen que se puso a prueba, los participantes lograron bajar hasta 15 kilos de peso durante un periodo de 3 a 5 meses.

"Casi el 50 % de los pacientes con diabetes tipo 2 que bajaron de peso, dejaron de tomar la medicina completamente. Se revirtió la enfermedad solo bajando de peso, haciendo actividad física. Demuestra que el control de peso es fundamental", destaca Elmer Huerta, asesor médico de RPP Noticias, respecto de los hallazgos encontrados.

El especialista recuerda que los pacientes diabéticos deben tomar muy en serio las recomendaciones sobre comer saludablemente y no limitarse únicamente a tomar sus medicinas.

"Los investigadores dan un mensaje a los doctores, los invitan a no limitarse a recetar medicamentos, y que hagan lo posible para convencer a sus pacientes a llevar un estilo de vida saludable y que bajen de peso", dice Huerta.

Los autores aclaran que la remisión de la diabetes tipo 2 no podrá mantenerse si los enfermos vuelven a las comidas poco saludables, un factor de riesgo para contraer la enfermedad.