El reto del azúcar, cuando el yogurt supera a la gaseosa

Leer el etiquetado puede ser muy revelador. No deberíamos sobrepasar las 10 cucharaditas de azúcar agregadas al día, según la OMS.

La nutricionista Sara Abu Sabbah explica cómo leer el etiquetado. Te puedes llevar grandes sorpresas.
La nutricionista Sara Abu Sabbah explica cómo leer el etiquetado. Te puedes llevar grandes sorpresas. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Getty Images
  • Cada cinco gramos de azúcar equivale a una cucharadita.
  • El etiquetado describe los ingredientes de mayor a menor concentración.
  • El azúcar activa el sistema de recompensas del cerebro.

Medio litro de yogurt saborizado puede representar hasta 14 cucharaditas de azúcar y ni te lo habías imaginado. Esa es la razón por la que debemos leer con ojo crítico el etiquetado de los productos, te puedes llevar grandes sorpresas.

Las frutas y verduras frescas aportan azúcares intrínsecos que no son dañinos, el cuidado deber ser con los azúcares libres o agregados debido a la acción del fabricante, de los cocineros o de los propios consumidores.

Es en esta segunda variante que la Organización Mundial de Salud (OMS) advierte un mayor riesgo de enfermedades crónicas no transmisibles como la obesidad y la diabetes, además de más casos de caries dentales en niños.

"Cada cinco gramos de azúcar equivale a una cucharadita y en el total del día como máximo podemos llegar a 10 cucharaditas agregadas; lo ideal es no pasar de las cinco. Contamos el azúcar que le ponemos al té o a la chicha y va sumando el aporte de los alimentos empacados como el yogurt saborizado, los jugos en caja o las galletas, etc.", explica la nutricionista peruana Sara Abu Sabbah.

El etiquetado nos indica la cantidad de azúcares totales por peso del producto o por porción. Cada cinco gramos de azúcar equivale a una cucharadita. | Fuente: RPP | Fotógrafo: RPP - Marcos Reátegui

El etiquetado

¿Chocolate o una golosina con sabor a chocolate? Esa duda nos la debería resolver la etiqueta del producto. La información que allí se considere debe ser fiable, lo más clara posible y siguiendo algunos patrones generales.

A primera vista, en la parte delantera del empaque se debe considerar el nombre del alimento y la descripción de lo que es, anota Abu Sabbah. Atrás encontramos más información relevante que no debemos dejar de revisar.

1. Valor nutricional. Es el detalle de la composición de nutrientes del alimento en base al peso del producto (total o cada 100 gramos) y por tamaño de porción (lo ideal es comer una sola).

2. Fecha de vencimiento. Es el día límite para consumir el producto y, según el fabricante, después de eso ya no es saludable hacerlo.

3. Listado de ingredientes. Dice de qué está hecho el alimento y está descrito de mayor a menor concentración. Por ejemplo, en el caso del chocolate el principal insumo debería ser la pasta de cacao y el resto puede ser leche, maní, entre otros, en ese orden. Si primero aparece azúcar, quiere decir que ese es el principal ingrediente.

En letra pequeña

Haz un esfuerzo y busca el dato que dice: azúcares totales o azúcar por porción, luego divídelo entre 5. Hicimos la prueba y esto fue lo que encontramos:

PESO
PRODUCTO
CUCHARADITAS
1/2 litroYogurt saborizado14
1/2 litroBebida gaseosa11
450 mililitrosBebida de extracto de té8
300 mililitrosRefresco6
235 mililitrosJugo en caja5
47 gramosGalletas rellenas (6 unidades)3
22 gramosHojuelas de maíz para niños (1 porción)Casi 1
30 gramos 30 gramos Golosina con sabor a chocolate3

 

La Organización Mundial de la Salud señala que en el total del día como máximo podemos llegar a consumir 10 cucharaditas de azúcar agregadas. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Getty Images

Pero existen otras denominaciones que también son endulzantes. Por ejemplo: sacarosa, glucosa, dextrina, maltodextrina, sorbitol y otras variantes, que en su mayoría son derivados de productos naturales y están presentadas químicamente de forma diferente.

La pizza si bien no contiene azúcares, dice Abu Sabbah, sí cuenta con almidones como la harina, que si es altamente procesada se comporta en el cuerpo como azúcar. "Depende de la cantidad de consumo, midiendo la frecuencia y las cantidades, no representa un riesgo".

¿Cómo actúa en nuestro cerebro?

Cuando comemos algo azucarado se envía una señal -desde la lengua al cerebro- que activa el sistema de recompensas, y surgen las ansias por querer comer más. Se produce un efecto similar a cuando se sale con amigos, frente a una experiencia sexual o cuando se consumen drogas, sostiene el doctor Nicole Avena, un investigador del departamento de psiquiatría de la Facultad de Medicina de la Universidad de Florida (Estados Unidos).

"Drogas como el alcohol, la nicotina o la heroína libera dopamina en el cerebro y llevan a algunas personas a buscar constantemente ese estímulo, es decir, se vuelven adictas. El azúcar también libera dopamina, aunque no de forma tan violenta como las drogas".

¿Cómo afecta el azúcar al cerebro?
¿Cómo afecta el azúcar al cerebro? | Fotógrafo: YouTube - TED-Ed