El talco mineral no debe usarse en la zona genital femenina

A propósito de que Johnson & Johnson deberá pagar una millonaria indemnización a una mujer que ahora padece un cáncer ovario terminal, por el uso de talco de bebé.
El talco es una mezcla de minerales.
El talco es una mezcla de minerales. | Fuente: Getty Images

El gigante farmacéutico Johnson & Johnson deberá pagar 417 millones de dólares en favor de una mujer con cáncer de ovarios en fase terminal, atribuido al uso del talco de bebés que vende dicha compañía. Un juez de Los Ángeles, en Estados Unidos (EE.UU.), determinó que la empresa no advirtió a los consumidores sobre el riesgo vinculado a ese producto.

Elmer Huerta, asesor médico de RPP Noticias, explica que el talco es una mezcla de minerales, tales como el sílice, el hidrógeno o el oxígeno, que se purifican, y hasta ahora se ha empleado en la piel, sin riesgo. La controversia radica en su aplicación en la zona genital femenina. “Ese mineral se queda pegado en la secreción de la vulva, sube por la vagina, sigue subiendo por el útero, pasa por las Trompas de Falopio, y estos talcos minerales llegan alrededor de los ovarios, lo irritan y puede causar cáncer. Hay estudios que dicen que sí ocurre y otros que dicen que no”.

Según el ginecólogo Enrique Flint, el talco no puede ser usado en la higiene íntima, porque el ingreso de esas partículas al organismo puede ocasionar desde irritación e inflamación crónica hasta un cáncer a largo plazo. “Contraindicamos totalmente el uso de talco en zonas íntimas, tampoco recomendamos el uso de los jabones normales en esa área”.

De igual forma, el médico pediatra Jorge Abel Salinas señala que el talco en bebés y niños pequeños no es una recomendación médica sino que su uso se ha extendido por una sugerencia casera. “No hay nada mejor que el baño diario en todos los bebés, y en las épocas de calor, que evidentemente la temperatura sube mucho, se puede incluso hacer un par de baños al día; uno de ellos con el jabón de bebé que utilicen y el otros simplemente con agua para refrescar”.

Elmer Huerta aclara que en la actualidad se vende “talco de origen vegetal”, es decir, de fécula de maíz como chuño o maicena, pero eso debería quedar muy claro en el etiquetado. “Hay que asegurarse que sea el talco del tipo vegetal, y si uno compra el de tipo mineral, que sea para los pies, no para las zonas íntimas, sobre todo en las niñas”.

Aunque Johnson & Johnson informó que apelará la sentencia, el caso lleva nuevamente a la reflexión sobre la importancia del etiquetado y las advertencias, en los productos que fabrica la industria. El consumidor debe estar bien informado sobre lo que compra.