El trasplante de útero cumple el sueño de ser madre

En EE. UU., una mujer logró dar a luz con el útero donado. Van nueve bebés nacidos en el mundo a través de este nuevo procedimiento.

Los embarazos son considerados de alto riesgo, y los bebés nacen por cesárea para evitar la tensión en el útero trasplantado.
Los embarazos son considerados de alto riesgo, y los bebés nacen por cesárea para evitar la tensión en el útero trasplantado. | Fuente: Getty Images

El trasplante de útero es un procedimiento que da esperanzas a las mujeres que anhelan ser madres y no pueden, debido a problemas de infertilidad, porque nacieron sin útero (agenesia), por anormalidades uterinas o por una extirpación debido a un cáncer.

Una mujer en Dallas (Estados Unidos) logró concebir luego de que el 2016 médicos del Centro Médico de la Universidad Baylor le implantaran el útero de una donante viva. En otras tres pacientes que se sometieron al mismo procedimiento, el órgano tuvo que ser removido por una mala circulación sanguínea, dos mujeres ya están embarazadas y otras dos están en ese camino.

En total van nueve bebés nacidos en el mundo a través de este nuevo procedimiento, que genera gran expectativa entre los científicos. "Dicen que es una solución para esas 50 mil mujeres (solo en Estados Unidos) que lo necesitarían", destaca Elmer Huerta, asesor médico de RPP Noticias.

El vínculo madre-hijo no cambia debido al útero donado.
El vínculo madre-hijo no cambia debido al útero donado. | Fuente: Getty Images

¿En qué consiste?

El trasplante de útero implica que la donante atraviese una operación que toma cinco horas, y es compleja porque se extrae más tejido que una histerectomía estándar para extirpar el útero, explica el doctor Giuliano Testa, investigador principal del proyecto y jefe quirúrgico de trasplante abdominal en la Universidad Baylor.

La cirugía de implante en el receptor es similar a un trasplante de hígado, según Testa.

Los trasplantes deben ser temporales. "Se coloca el útero, se dan los medicamentos para que el órgano no sea rechazado, se logra el objetivo de que la mujer quede embarazada (mediante fertilización in vitro) y dé a luz, luego se retira el útero para evitar que la mujer siga tomando medicinas por el resto de su vida", explica Huerta.

Los embarazos son considerados de alto riesgo, y los bebés nacen por cesárea para evitar la tensión en el útero trasplantado. "Hasta ahora, todos los nacimientos han ocurrido un poco antes de las 40 semanas normales de gestación, a las 32 a 36 semanas", según recoge un artículo de The New York Times.