El Viagra cumple 20 años: La pastilla azul que ayuda a bajar la presión arterial

El 50% de hombres mayores de 50 años sufren de disfunción eréctil. Elmer Huerta resalta los beneficios del Viagra.

El 50% de hombres mayores de 50 años tienen un episodio de disfunción eréctil en su vida.
El 50% de hombres mayores de 50 años tienen un episodio de disfunción eréctil en su vida. | Fuente: Getty Images | Fotógrafo: nito100

El Viagra cumple 20 años desde su descubrimiento en la ciudad inglesa de Sandwich. El Consejero Médico de RPP Noticias Elmer Huerta resaltó los beneficios que brinda la utilización de la famosa pastilla azul. “El 50% de hombres mayores de 50 años tiene un episodio de disfunción eréctil en su vida. El Viagra ha mejorado la práctica sexual en el mundo”, comenta Huerta.

Este medicamento trata principalmente la disfunción eréctil, ya que aumenta el flujo sanguíneo. Según la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, el Sildenafil (Viagra) permite que la sangre fluya con mayor facilidad hacia el pene en el momento que es estimulado y de este modo provoca una erección.

 

Algunos aseguran que el Viagra la promiscuidad en hombres mayores y favorece enfermedades de transmisión sexual. Sin embargo, los especialistas le dan mérito por ser un remedio que disminuye la presión arterial. “Es una medicina que dilata las arterias y por lo tanto es capaz de bajar la presión arterial”, indica Huerta.

 

También mejora la hipertensión arterial en niños y adultos. | Fuente: Getty Images | Fotógrafo: KatarzynaBialasiewicz

Por su efecto dilatador arterial el Viagra se receta a niños y adultos que sufren hipertensión pulmonar –aumento de la presión dentro de los pulmones-. También sirve para deportistas que compiten en altura porque dilata sus arterias pulmonares y, al aumentar la cantidad de sangre en los pulmones, también incrementa la oxigenación. “El Viagra ha sido comparado con los antibióticos”, comenta el especialista.

En 1991, investigadores ingleses del laboratorio Pfizer la probaron en casos de problemas de angina y presión alta. En el camino descubrieron que sus efectos mejoraban la disfunción eréctil de muchos hombres. Los pacientes se sorprendieron y los investigadores no querían devolver las pastillas que sobraban.

Posteriormente, el 27 de marzo del mismo año, la FDA la probó como la primera medicina para tratar la disfunción eréctil.

“En un primer momento el público la recibió con cierto escepticismo, pero luego tuvo un gran impacto en la sociedad”, cuenta Huerta. Sin embargo, no está libre de efectos secundarios, por lo que el especialista advierte que debe ser recetada por un médico.