Elmer Huerta: "Los suplementos de calcio y vitamina D son innecesarios"

Según estudio, el consumo de suplementos no reduce el riesgo de fracturas óseas u osteoporosis en los adultos mayores.

A partir de los 50 años, los adultos son más vulnerables a sufrir osteoporosis (la descalcificación de los huesos); es en esa etapa que muchos inician el consumo de suplementos de calcio y vitamina D como una medida preventiva. Sin embargo, un metanálisis realizado por investigadores chinos, que incluyó la revisión de 33 ensayos clínicos, concluye que estos concentrados no representan una ventaja comparativa en la salud.

La investigación midió el impacto de los suplementos de calcio o vitamina D en 51.145 participantes de 50 años a más, pero no asoció su consumo a un menor riesgo de fracturas vertebrales o no vertebrales en las personas mayores.

"Este estudio concluye que los suplementos de calcio y vitamina D son innecesarios, y lo único que harían es que la gente pierda tiempo y dinero", señala Elmer Huerta, asesor médico de RPP Noticias, al citar el hallazgo publicado en la revista JAMA.
 
Los autores, especialistas del Departamento de Cirugía Ortopédica del Hospital de Tianjin, en China, sostienen que ante el aumento de una carga social y económica vinculada a las fracturas por osteoporosis en todo el mundo, es necesaria la prevención de dichas lesiones como un objetivo de salud pública.

El calcio y la vitamina D pueden obtenerse de los alimentos, como el pescado, el hígado de res, la yema del huevo o alimentos fortificados. | Fuente: RPP Noticias | Fotógrafo: Getty Images

Debido a que nuestro organismo es incapaz de producir calcio por sí mismo, un mineral que contribuye a dar rigidez y dureza a los huesos, algunos médicos recomiendan el uso de suplementos de este mineral. Lo mismo con la vitamina D, necesaria para la absorción del calcio y el fortalecimiento de los huesos.

"En este metanálisis de ensayos clínicos aleatorizados, el uso de suplementos que incluían calcio, vitamina D o ambos, en comparación con placebo o ningún tratamiento, no se asoció con un menor riesgo de fracturas entre los adultos mayores que viven en la comunidad. Estos hallazgos no respaldan el uso rutinario de estos suplementos en las personas mayores", cita el estudio.

¿Qué recomendaciones seguir?

La clave está en la dieta. "El calcio y la vitamina D pueden obtenerse de los alimentos, como el pescado, el hígado de res, la yema del huevo o alimentos fortificados, como la leche, el jugo de naranja o el tofu", dice Elmer Huerta.

Asimismo, la vitamina D también la podemos aprovechar de forma natural. "La exposición diaria de por lo menos 20 minutos a la luz del sol. Esta vitamina se fabrica en la piel, cuando los rayos ultravioleta llegan a esta parte de nuestro organismo".

Al menos 20 minutos diarios de exposición al sol, aporta vitamina D al organismo. | Fuente: RPP Noticias | Fotógrafo: Getty Images

Además, la actividad física diaria, por ejemplo, una caminata simple de 30 minutos al día, previene la descalcificación de los huesos. Y es importante una evaluación continua con el médico y una decisión conjunta para adoptar el mejor tratamiento.

Huerta aclara que diversos estudios avalan el innecesario consumo de suplementos de vitaminas en general, a menos que el paciente tenga una deficiencia demostrada con un análisis de sangre. “Este asunto de las vitaminas es un negocio increíblemente enorme, la gente tiene que saber que todo lo que necesitamos está en la comida. La salud está sobre todo en los alimentos de colores”.