Elmer Huerta: "Un infarto pulmonar es más común de lo que uno piensa"

Son más propensas las personas con várices, que fuman o quienes hacen viajes largos en bus o avión.

Los coágulos impiden la llegada de sangre al pulmón, desencadenando un infarto.
Los coágulos impiden la llegada de sangre al pulmón, desencadenando un infarto. | Fuente: Getty Images

Las personas que tienen varices, que fuman, que toman hormonas, que han sido operadas y están inmovilizadas, los sedentarios, e incluso los viajeros de bus o avión que pasan más de siete horas sin moverse, son 'candidatos' a sufrir un infarto pulmonar.

El infarto pulmonar es una enfermedad potencialmente mortal causada por coágulos sanguíneos. "Es más común de lo que uno piensa", comenta Elmer Huerta, asesor médico de RPP Noticias.

Un caso reciente es el de la excongresista fujimorista Luisa María Cuculiza, quien alejada de la escena política reveló que sufrió un infarto pulmonar. Ella contó que previamente a su internamiento sufrió una caída y le encontraron un coágulo.

Precisamente, dice Huerta, son los émbolos o coágulos los que impiden la llegada de sangre al pulmón, desencadenando un infarto. "En las venas de las piernas se puede formar un coágulo y desde allí sube al corazón, que lo dispara a los pulmones, obstruyendo el paso de la sangre. Esto se llama embolia pulmonar y -dependiendo de la cantidad de coágulos- puede ocurrir muerte súbita".


Luego de un infarto pulmonar el tratamiento consiste en la prescripción de anticoagulantes. | Fuente: Getty Images

"Hay infarto cardíaco, pulmonar, cerebral o de los riñones. La palabra infarto significa que el tejido se ha quedado sin sangre", anota el médico.

Cuando el suceso se produce cerca a la pleura (membrana que recubre las paredes de la cavidad torácica y los pulmones) -tal cual ocurrió con la excongresista Cuculiza-, la persona siente "como puñaladas en el pecho por el dolor intenso".

Las personas que tienen viajes de largos periodos de tiempo, son más propensos a la formación de coágulos y de un posterior infarto pulmonar. | Fuente: Getty Images

Tratamiento
 
Va dirigido a impedir la formación de más coágulos y eso logra con anticoagulantes, como la heparina, que se suministra a través de inyecciones subcutáneas en el vientre.

"Estas complicaciones son muy frecuentes en la gente que tiene varices, que fuma, que toma hormonas anticonceptivas o de la menopausia, que ha sido operada y está mucho tiempo inmovilizada, los viajeros de bus o avión que pasan más de siete horas sin moverse y los sedentarios (no hacen actividad física)", señala Huerta, al reiterar que en estos casos hay más riesgo de que la sangre se quede en las venas y se formen coágulos.

Finalmente, tomar en cuenta que los pacientes que toman anticoagulantes deben avisar a su médico si van a ser operados quirúrgicamente por alguna emergencia, de lo contrario, podrían sufrir una hemorragia.