Estrés postraumático: Un proceso largo de superar pero no imposible

La cantante Ariana Grande sufre las secuelas del atentado perpetrado durante su concierto en Manchester, a un año del incidente. Un especialista no explica cómo es posible superar este cuadro.

La actriz y cantante reveló que sufre las secuelas del atentado perpetrado durante su concierto en Manchester, a un año del incidente | Fuente: AFP

La cantante estadounidense Ariana Grande reveló en una entrevista con la revista “Vogue” que sufre de trastorno por estrés postraumático a causa del atentado terrorista ocurrido hace poco más de un año durante uno de sus conciertos en Manchester.

Ella reveló que no se siente capaz de hablar de este suceso sin romper en llanto, debido a las personas que sufrieron graves y tremendas pérdidas. “Se trata de un shock emocional y mental en el que entra una persona frente a una experiencia adversa y negativa que no puede superar”, explica José Baldeón, psicoterapeuta del Centro Nuevas Sendas.

“La idea de no poder manejar el hecho de que una persona perdió la vida, de no poder cambiar esa realidad, produce un estado de shock de angustia, de crisis y de estrés”, agrega el doctor, quien acota que, para poder superarlo, “existe una serie de etapas que el paciente debe superar”.

Según explica el especialista, la etapa de negación es el inicio de este largo camino de superación. “El paciente rechaza lo sucedido y se rehúsa a asimilar esta idea”, dice.  Y aunque muchos creemos que confrontar la idea es una forma de hacer reaccionar a los pacientes, esto solo podría empeorar el cuadro.

“Lo más recomendable es que el paciente asimile esta etapa a su ritmo”, dice Baldeón. De esta forma podrá entrar en la etapa de negoción, donde la persona empieza a reconocer lo que ha sucedido, pero aún rechaza la idea de lidiar con este hecho.

“La tercera etapa, la de la depresión, es la más seria” explica el psicoterapeuta. Aquí la depresión y el estrés entran en su pico más alto, por lo que “se recomienda que la red de apoyo (familiares y amigos) estén más cerca del paciente, ayudándole a ofrecerle soluciones reales, como tiempo de esparcimiento u otras ocupaciones”.

Luego de superados estos cuadros, llega la aceptación, que es una etapa en la que el paciente ya tiene la fuerza suficiente para seguir con su vida y sobrellevar los hechos que lo afectaron. “Los convierte en parte de su vida y los adapta a sí mismo para no recaer en la depresión”, acota el especialista.

José Baldeón destaca que es importante resaltar que la tarea no acaba en la aceptación y que debemos preocuparnos en que el paciente haya utilizado su proceso para “convertir su trauma en una fortaleza y que ante un cuadro similar pueda sobrellevarlo mejor que en su primera experiencia”.