Fórmulas infantiles de crecimiento deben tener alerta de "Alto en azúcar"

No son sucedáneos de la leche materna, es decir, no son sustitutos. Deben ser prescritos por el pediatra.

Las fórmulas infantiles solo podrían reemplazar a la leche materna en casos excepcionales.
Las fórmulas infantiles solo podrían reemplazar a la leche materna en casos excepcionales. | Fuente: RPP Noticias | Fotógrafo: Getty Images

A partir de la polémica sobre si lo que nos estaba vendiendo la industria, verdaderamente era leche o no, los expertos coincidieron sin excepción en que la lactancia materna es esencial. Esta forma de alimentación debe ser exclusiva al menos hasta los 6 meses de vida, y mejor si se prolonga hasta los dos años de edad, según sugiere la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Las fórmulas infantiles solo podrían reemplazar a la leche materna en casos excepcionales, por ejemplo, si la madre tiene VIH y hay riesgo de transmisión de la enfermedad por medio de la lactancia. Además, es el médico pediatra el único que puede recetar alguna de las opciones que hay en el mercado, en función de sus componentes y las características del niño.

Las recientes declaraciones de la ministra de Salud, Patricia García, cuestionando los ingredientes de una marca de venta local despertaron nuevas dudas. "El producto Enfagrow Premium que tiene 37 gramos de azúcar por 100 gramos no es un sucedáneo de la leche materna porque es un producto sumamente azucarado que los niños no deberían tomar", dijo la funcionaria durante su presentación ante la Comisión de Defensa del Consumidor del Congreso de la República.

¿Sustitutos de la leche materna?

"Los sucedáneos de la leche materna son los alimentos comercializados o presentados como sustituto parcial o total de la leche materna", precisa el Reglamento de Alimentación Infantil, de aplicación a nivel nacional, el mismo que tiene por objetivo lograr una eficiente atención y cuidado de la alimentación de las niñas y niños hasta los 24 meses de edad.

"Viendo la formulación de la marca en cuestión, debería considerársele una leche de continuación, diferente a un sucedáneo o sustituto de la leche, aquellos que se emplean única y exclusivamente cuando la madre no puede dar de lactar", explica la nutricionista y dietista Sara Abu Sabbah.

La lactancia materna debe ser exclusiva hasta al menos los 6 meses de vida. | Fuente: RPP Noticias | Fotógrafo: Getty Images

De acuerdo a la especialista, este producto debería indicar en el etiquetado "Alto en azúcar" si nos ceñimos a los parámetros dispuestos en el Reglamento de la Ley de Promoción de Alimentación Saludable, y “no es la mejor opción para niños menores de un año ni mucho menos de 0 a 6 meses”.

"Una porción de 39 gramos tiene 14.4 gramos de azúcar, es decir, cerca de 3 cucharaditas en una toma", señala Abu Sabbah.

El Reglamento de Alimentación Infantil exige que estos productos lleven totalmente visible y claro un aviso que diga: “LA LECHE MATERNA ES EL MEJOR ALIMENTO PARA EL LACTANTE”.

Pero, es importante tener en cuenta que terminado el periodo de lactancia materna (de 0 a 6 meses o hasta los 2 años de edad), no es obligatorio el consumo de leche de vaca e incluso antes del año de edad, puede ser dañina.

Las fórmulas infantiles deben indicar en el etiquetado: "LA LECHE MATERNA ES EL MEJOR ALIMENTO PARA EL LACTANTE”. | Fuente: RPP Noticias | Fotógrafo: Getty Images

Sin embargo, quien decida optar por los nutrientes de la leche de vaca puede hacerlo. "¿Por qué salen las 'leches de continuación'? Es pensando en el desarrollo de los órganos de los niños, que no están preparados para la leche fresca de vaca, entonces están estas alternativas más adecuadas", anota la nutricionista.

Responden

El fabricante Mead Johnson Nutrition defendió su producto luego de las declaraciones vertidas por la ministra de Salud, Patricia Salas. "La formulación de Enfagrow Premium no contiene azúcar/sacarosa, conocida comúnmente como 'azúcar de mesa'. El carbohidrato predominante en los azúcares del producto es la lactosa, la cual, es proporcionada principalmente por la leche utilizada en su fabricación”.

En un comunicado, recogido por El Comercio, sostiene que el producto está dirigido a niños en crecimiento y contiene DHA, hierro, zinc, calcio y vitaminas A,B1, B6, E, entre otros nutrientes.