Se debe preferir la leche materna sobre las fórmulas infantiles

El sabor azucarado de este producto puede predisponer el paladar de los menores.

La lactancia materna debe ser siempre el método de alimentación preferido del recién nacido.
La lactancia materna debe ser siempre el método de alimentación preferido del recién nacido. | Fuente: Getty Images | Fotógrafo: YsaL

Un dulce sabor. Esa es la característica principal de las fórmulas infantiles que abundan en el mercado peruano y que son, en muchos casos, recetadas como sustitutos de la leche materna.

Elmer Huerta, asesor médico de RPP Noticias, explica que este producto no debe ser usado como reemplazo de la leche materna, cuando la madre puede dar de lactar, sino solo en casos específicos.

“La lactancia materna debe ser siempre el método de alimentación preferido del recién nacido. La única contraindicación materna de la lactancia es la infección activa producida por los virus VIH o HTLV. Por su parte, el bebé que sufre un trastorno metabólico llamado galactosemia tampoco debe recibir lactancia materna. Recordemos que ninguna leche artificial puede reemplazar a la leche materna por lo que su uso debe ser siempre alentado por los profesionales de la salud”, comentó.

Puede alterar el metabolismo del azúcar del bebé promoviendo la obesidad y el desarrollo de la diabetes infantil de tipo 2.
Puede alterar el metabolismo del azúcar del bebé promoviendo la obesidad y el desarrollo de la diabetes infantil de tipo 2. | Fuente: Getty Images | Fotógrafo: Magone

El especialista comenta que el peligro de que los menores de dos años consuman un alimento con alta concentración de azúcar conlleva a una predisposición de padecer enfermedades cardiovasculares.

“Puede alterar el metabolismo del azúcar del bebé promoviendo la obesidad y el desarrollo de la diabetes infantil de tipo 2. La leche materna tiene alrededor de 7 gramos de lactosa o azúcar por cada 100 centímetros cúbicos de leche. Cualquier preparado comercial que contenga más de esa cantidad de azúcar no es recomendable para su consumo por los niños”, explicó.

Si bien las fórmulas infantiles ayudarían al desarrollo cerebral de los bebés, su falta de consumo no produciría a ninguna consecuencia negativa.
Si bien las fórmulas infantiles ayudarían al desarrollo cerebral de los bebés, su falta de consumo no produciría a ninguna consecuencia negativa. | Fuente: Getty Images | Fotógrafo: fizkes

Para el pediatra Javier Ferreyros, si bien las fórmulas infantiles ayudarían al desarrollo cerebral de los bebés, su falta de consumo no produciría a ninguna consecuencia negativa.

“Usar fórmula infantil es una mala idea para quien puede lactar, pero para quien no puede dar de lactar, la fórmula infantil es la mejor alternativa que hay, a diferencia de la leche entera de vaca. La leche entera de vaca no debe ser ingerida por niños menores de un año”, puntualizó.

Ferreyros comentó que en algunos casos, las madres optan por estas fórmulas porque creen que su leche materna no está alimentando del todo bien a su bebé, un concepto totalmente erróneo.

“La mamá se muere de miedo de no saber cuánta leche le sale del pecho. Si los pechos de la mamá fueran transparentes y con rayitas marcando la cantidad de onzas, el problema estaría solucionado. Pero como no es así, la mamá se anda preguntando si habrán tomado suficiente o no, entonces le dan un poquito por si acaso. Entonces le preparan el biberón, ese es un error”, dijo.

Por su parte, la nutricionista Sara Abu Sabbah comentó que los niveles excesivos de azúcar se deben a sus componentes, lo que predispone de los menores a preferir alimentos dulces. 

“En el caso de las fórmulas infantiles tienen una serie de azúcares que cumplen funciones diferentes en el alimento, como alimento en sí, como producto en sí. Pero, no necesariamente un rol similar en la nutrición”, comenta.

Las madres optan por estas fórmulas porque creen que su leche materna no está alimentando del todo bien a su bebé, un concepto totalmente erróneo.
Las madres optan por estas fórmulas porque creen que su leche materna no está alimentando del todo bien a su bebé, un concepto totalmente erróneo. | Fuente: Getty Images | Fotógrafo: DimaSobko

La especialista comenta que si se opta por el consumo de fórmulas de continuación, estas deben ser complementadas con una dieta rica en nutrientes.

“La leche de continuación o la leche de vaca u otras alternativas no son obligatorias y se dan cuando el niño ya está con una alimentación complementaria, de tal manera que si no se le da, no pasa nada porque hay alimento que está consumiendo el niño. Distinto es cuando el niño solo se alimenta de leche materna y hay que buscar un sucedáneo”, concluye.

Si bien las fórmulas infantiles son usadas en todo el mundo como parte de la alimentación de los menores, recuerde que la leche materna es el mejor alimento que le puede dar a sus hijos.