Gráfica | ¿Qué es el golpe de calor y qué hacer ante un caso?

El incremento de la temperatura durante el verano puede afectar seriamente nuestra salud y aquí te explicamos cuáles son las medidas que debes tomar.

Un golpe de calor puede elevar nuestra temperatura corporal a más de 40 grados, como si se tratara de una fiebre. | Fuente: Instituto Nacional de Salud del Ministerio de Salud, EFE Salud, RPP | Fotógrafo: Elaborado por: Ivón Schmitt

Ante las altas temperaturas en varias ciudades del país, el riesgo a sufrir un golpe de calor o shock térmico es mayor y debemos estar atentas para diferenciarlo de un bochorno común por la época.

¿Qué es un golpe de calor? Es la elevación brusca de la temperatura en nuestro cuerpo como si se tratara de una fiebre. La temperatura corporal, que normalmente es de 34 grados, aumenta hasta 43 grados. Si no es controlado puede generar graves complicaciones.

Quien sufre un golpe de calor presenta dolores de cabeza, fiebre alta, mareos y náuseas, taquicardia e hipertermia. Además, su piel se enrojece y tiene dificultades para respirar.

Los niños y adultos mayores son los más vulnerables a sufrir un golpe de calor. | Fuente: Getty Images

¿A quiénes les afecta? Cualquier persona está en riesgo de sufrir un golpe de calor pero principalmente los niños menores de dos años, ya que su sistema respiratorio no están desarrollado completamente.

Y los adultos mayores, en especial quienes tienen una enfermedad crónica porque el calor excesivo puede agravarlas.

¿Qué podemos hacer ante un caso? Se recomienda tomar un ducha con agua a temperatura ambiente para facilitar la sudoración y liberar el calor. Se debe evitar el agua fría para no generar un cambio brusco en la temperatura.

La hidratación es clave y hay que permanecer en un ambiente ventilado, por ejemplo, un lugar con las ventanas abiertas. Por último, se debe recibir atención médica, ya que un golpe de calor genera daños en el organismo.

Hidratando adecuadamente a nuestras mascotas podemos evitar que sufran un shock térmico. | Fuente: Getty Images

Protege a tus mascotas. Ellas también pueden ser víctimas de un shock térmico. Debes estar alerta si presentan jadeo, ojos hundidos, poca energía, temblores o vómitos,

En estos casos, colócale paños de agua fría o hielo en su vientre y entre las patas, y llévalo al centro veterinario. Ten en cuenta que los perros y gatos no sudan y liberan el calor a través del jadeo, sus almohadillas de las patas y las zonas aisladas de pelo.

El Ministerio de Salud recomienda a los dueños pasear las mascotas al inicio de la mañana o al final de la tarde y que cuenten con un recipiente de agua para mantenerlo hidratado.