Acciones preventivas para evitar el contagio de dengue

Preservar el agua en la zona de desastre es primordial en situaciones de emergencia.

Basta que colapse el sistema de agua y desagüe y que continúen los huaicos, para considerar a la zona un foco infeccioso.
Basta que colapse el sistema de agua y desagüe y que continúen los huaicos, para considerar a la zona un foco infeccioso. | Fuente: RPP Noticias | Fotógrafo: Getty Images

No solo el paso del huaico impacta en la vida de los cuidadanos, sino también las consecuencias posteriores. Una de esas son las enfermedades ocasionadas por la falta de servicios básicos, como agua potable y saneamiento,así como las inundaciones, es el dengue. Luis Fuentes, asesor del Ministerio de Salud (Minsa), reitera la importancia de preservar el agua en la zona de desastre, adoptar acciones preventivas como el uso de ropas de mangas largas que protejan las zonas expuestas de la piel, y la colocación de repelentes a fin de evitar la picadura de mosquitos.

El funcionario no descarta la posibilidad de casos de dengue, a través de la proliferación de huevos del zancudo transmisor, el Aedes Aegypti. Por eso, aconseja lavar continuamente los recipientes en los que se deposita agua y sugiere la "limpieza de los inservibles", es decir, aquellas chapas o llantas que puedan servir de depósitos de larvas.

"Siempre hay que mantener nuestros depósitos de agua muy bien cubiertos, lavarlos dentro de las próximas 48 horas, limpiarlos muy bien con escobilla, y mantener la mayor vigilancia sobre brotes de fiebre desmesurados que pudieran significar la presencia de alguna enfermedad como el Dengue o la Bartonellosis".

Focos infecciosos. No hay que esperar que pasen las horas para darle este calificativo a las zonas afectadas por los deslizamientos de piedras y lodo, a consecuencia de las lluvias y deslizamientos. "Basta que colapse el sistema de agua y desagüe y que continúen los huaicos, porque aparecen moscas, cucarachas, ratas, y las enfermedades se ven en los primeros días. La gente dónde defeca, dónde come, dónde se lava las manos, por eso las enfermedades gastrointestinales son las que aparecen en primer lugar, ya que no hay lo mínimo de higiene", explica el médico infectólogo Ciro Maguiña.

Las enfermedades gastrointestinales son las que aparecen en primer lugar, debido a la falta de condiciones higiénicas. | Fuente: RPP | Fotógrafo: @indeciperu

Reacción inmediata. Según estimaciones del Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (Senamhi), febrero y marzo será temporada de lluvias máximas en la sierra central, pero las precipitaciones que ya vienen ocurriendo tanto en Lima como el interior del país, requieren la respuesta de las instituciones. Por ejemplo, Defensa Civil y el Ministerio de Salud (Minsa) deben dotar de carpas para cobijar a los damnificados. Y hay otras medidas fundamentales:

1. Dotación de agua. Es prioridad y su distribución puede ser en cisternas o embotellada. También se puede apelar al cloro y en casos más extremos usar una gota de lejía por cada litro de agua, pero "hervir es lo más práctico y barato".

2. Sanitarios portátiles. Estos baños químicos manejan las excretas (orina y heces) permitiendo controlar los olores y las medidas de salubridad.

3. Vacunas. Eventuales lesiones con clavos y vidrios podrían causar tétanos, una enfermedad que entra al cuerpo a través de un corte profundo; entonces, la inmunización es la respuesta adecuada para frenar estos casos.  

4. Medicamentos. Es necesario un stock de antibióticos contra las diarreas y las enfermedades respiratorias. Además, debería contarse con cremas para las alergias y las infecciones a la piel.

5. Fumigación. "Debe haber una vigilancia de los mosquitos como factor de riesgo", señala Maguiña. Recuerda que las zonas de Santa Eulalia, Chosica y Cocachacra fueron un foco antiguo de la Verruga Peruana o Bartonellosis, que se presenta con anemia y fiebre.

La emergencia actual por huaicos, según el especialista, requiere de la atención conjunta de médicos emergencistas y epidemiólogos. "Cuando hay brotes, hay que vigilar más que alarmar. Si hay mucha diarrea puede ser un brote de Salmonella o si hay fiebre y anemia, puede ser Verruga Peruana. La vigilancia es importante para un control oportuno".

La dotación de agua es fundamental para medidas de higiene básicas como el lavado de manos. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Getty Images

Otras enfermedadaes. El también vicerrector de Investigación de la Universidad Cayetano Heredia enumera hasta cuatro niveles de perjuicio a consecuencia de los huaicos:

1. Enfermedades gastrointestinales. Son las que primero se manifiestan apenas colapsa el servicio de agua y desagüe. Es de esperarse que ocurran casos de tifoidea y diarreas.

2. Enfermedades respiratorias. Las personas que se han quedado a la intemperie son más vulnerables por su exposición al polvo, barro y desmonte.

3. Males dérmicos. La falta de techo donde guarecerse y la exposición directa a los materiales destruidos, quizá clavos, maderas u otros objetos punzocortantes, pueden producir infecciones en la piel y heridas que pueden infectarse e incluso desatar alergias.

4. Enfermedades mentales. Pueden ocurrir episodios de ansiedad y miedo, principalmente en personas que tienen la presión alta y en adultos de la tercera edad.

El polvo es un desencadenante de enfermedades respiratorias. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Getty Images