La biofortificación de cultivos, una estrategia contra la anemia

A través de esta estrategia se incrementa la concentración de los micronutrientes como el hierro, en las partes comestibles de las plantas.

La biofortificación es un proceso mediante el cual se incrementa la concentración de los micronutrientes contenidos en las partes comestibles de las plantas.
La biofortificación es un proceso mediante el cual se incrementa la concentración de los micronutrientes contenidos en las partes comestibles de las plantas. | Fuente: RPP Noticias | Fotógrafo: Getty Images

A través de la alimentación se puede compensar la deficiencia de hierro en las personas con anemia, más frecuente en poblaciones de menores recursos. El método de la biofortificación de cultivos ha demostrado efectividad en la lucha contra este problema de salud pública y es una alternativa para fomentar la seguridad alimentaria y nutricional de la población humana.

Una revisión, elaborada por especialistas en ciencia nutricional de Estados Unidos y la India, analizó los tres únicos estudios que se han hecho sobre la biofortificación de alimentos con hierro, destacando que su aplicación en los cultivos de arroz, mijo (cereal) y frijoles disminuyó la anemia en niños y adultos de India, Filipinas y Ruanda.  

¿De qué se trata?

Es un proceso mediante el cual se incrementa la concentración de los micronutrientes contenidos en las partes comestibles de las plantas. “Esta mejora en los productos cosechados se logra a través de una intervención agronómica, un mejoramiento genético o ingeniería genética”, explican investigadores de la Universidad de Juárez, en México.

De acuerdo a la estrategia presenta tres enfoques:

1. La reducción en la concentración de antinutrientes que inhiben la absorción de hierro.
2. El aumento de las concentraciones de compuestos que favorecen la absorción de hierro.
3. El incremento directo de la concentración de hierro, en la parte comestible del vegetal.

El azúcar es un alimento de alto consumo en el que se podría aplicar la estrategia de la biofortificación. | Fuente: Getty Images

¿Y en el Perú?

"Además de la educación a los padres y la distribución de los suplementos de hierro, debe estudiarse este moderno método de suplementación de alimentos básicos, que permitiría corregir que el más del 40 % de niños peruanos tenga anemia por deficiencia de hierro", señala Elmer Huerta, asesor médico de RPP Noticias.

La nutricionista y dietista Sara Abu Sabbah comenta que en el Perú se aplica la fortificación de los alimentos, es decir, el mejoramiento de la concentración de hierro que se realiza a nivel industrial y no de cultivo. “Se aplica en la sal ante la deficiencia de yodo y los casos de bocio (inflamación de la glándula tiroides) en el país. Además, se fortifica la harina de trigo para la elaboración de panes y fideos”.

La especialista destaca que la estrategia de la biofortificación es “viable, segura e incluso más económica”. Y es conveniente porque no se tendría que cambiar ni reeducar los hábitos alimenticios de la población.

“Se podrían prevenir los casos de anemia y evitar que se vuelvan a presentar en pacientes que ya tuvieron la enfermedad”, señala Abu Abbah.

En el Perú se fortifica la harina de trigo para la elaboración de panes y fideos. | Fuente: Getty Images

La estrategia de biofortificación podría aplicarse en los insumos más populares. “Los alimentos identificados como de mayor consumo por parte de la población peruana son el pan, el arroz, los fideos y el azúcar. Es la harina de trigo la comúnmente seleccionada por todos los países como la principal vía para combatir la anemia”, señala un documento del Ministerio de Salud (Minsa).

Anemia por deficiencia de Fe

El hierro (Fe) es un mineral que ayuda a formar la hemoglobina, necesaria para llevar oxígeno de los pulmones a los tejidos, y que también contribuye en la formación de las células defensoras del organismo. La falta de este micronutriente produce bajo desarrollo cerebral y afecta la inmunidad.

"La deficiencia de hierro es muy común en el mundo. Está presente en el 20 % de la población, y no solo afecta a la salud y  el desarrollo de la gente, sino que también obstaculiza el desarrollo social y económico de los países, debido a la decadencia física de los adultos", de acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS).