La bradiarritmia o frecuencia cardíaca lenta puede causar un paro eléctrico cardíaco

El futbolista italiano Davide Astori falleció este domingo mientras dormía luego de sufrir un paro cardíaco. Elmer Huerta explica cómo la bradiarritmia es una de las posibles causas del fallo de su corazón.

La muerte del futbolista Davide Astori es aún un misterio. El capitán de la Fiorentina murió a los 31 años mientras dormía a causa de un paro eléctrico cardíaco. Según los datos preliminares de la autopsia que se le realizó, cuyos resultados finales saldrán en dos meses, el deportista falleció a causa de una complicación cardíaca, presuntamente una bradiarritmia. 

Elmer Huerta, asesor médico de RPP Noticias, comenta que, aunque es posible que el paro cardíaco de Astori pudo haber sido causado por una frecuencia cardíaca lenta, común en las personas que realizan deporte, es posible tambien que otro tipo de arritmia -o ritmo eléctrico anormal del corazón- pueda haber causado el fallo cardiaco eléctrico.

“La bradiarritmia o bradicardia es el trastorno eléctrico del corazón en el que el corazón late más lentamente de lo que debe latir. Todos los atletas de alto rendimiento tienen bradicardia como consecuencia del ejercicio, eso es porque un corazón que late más lento bombea la sangre de manera más eficiente”, explica Huerta.

 

Una bradiarritmia es un trastorno en el que la frecuencia cardíaca se vuelve lenta, algo normal cuando una persona hace alguna actividad física durante un tiempo mayor a los treinta minutos. En la bradiarritmia el corazón baja sus revoluciones y bombea sangre con más fuerza.

“El decir que la muerte del futbolista Astori fue a causa de una bradiarritmia me parece incorrecto. La única manera de demostrarlo hubiera sido que el futbolista esté conectado a una máquina de electrocardiograma y se hubiera demostrado que poco antes de su muerte los latidos disminuyeron en frecuencia. Lo que sí es correcto decir es que Astori murió de un paro eléctrico”, afirma.

Las complicaciones relacionadas a la bradiarritmia tienen que ver con los "bloqueos cardíacos" y la obstrucción de ventrículos.

“La frecuencia cardíaca menor a los 60 latidos por minuto ya se considera bradiarritmia. Si supera los 80 latidos por minuto se denomina taquicardia. Los deportistas son una población en riesgo respecto a las enfermedades cardiovasculares”, comenta Huerta.

La exposición al ejercicio intenso no es dañina para la salud. Estar atento a las señales de alerta es clave para prevenir accidentes cardiovasculares. Un electrocardiograma como parte del chequeo médico de rutina puede hacer la diferencia. Sin embargo, no se debe confiar de solo esa prueba: los futbolistas son deportistas de alta competencia que siempre tienen controles constantes de salud.

Recuerde que lo mejor es un estilo de vida saludable: buena alimentación, vivir sin estrés y hacer deporte. Tener hábitos saludables es primordial: alimentación balanceada, ejercicio continuo, no beber alcohol en exceso ni fumar pueden mantenerlo a salvo de un posible infarto. La salud de su corazón es vital.