La farmacovigilancia, una estrategia contra las bacterias resistentes

La resistencia bacteriana a los antibióticos ya ha causado cerca de 700 mil muertes por año. Cada país debería implementar un plan nacional de acción.

Cuando se prescribe antibióticos es para atacar infecciones bacterianas, las virales no.
Cuando se prescribe antibióticos es para atacar infecciones bacterianas, las virales no. | Fuente: Getty Images

La prescripción de los antibióticos debería ser controlada, así como ocurre con los narcóticos. Ello ante la preocupación mundial de la resistencia bacteriana, que ya ha causado cerca de 700 mil muertes por año, y al 2050 podría provocar otros 30 millones de fallecidos, según alerta Elmer Huerta, asesor médico de RPP Noticias.

La reunión anual de la Asamblea General de las Naciones Unidas, realizada en Nueva York, analizó esta situación y recordó lo dicho por la Organización Mundial de la Salud (OMS) respecto a que cada país debería implementar un plan de acción nacional de resistencia de las bacterias a los antibióticos.

"El 85 % de países en el mundo está trabajando en algo, pero solo el 5 % ha logrado hacer un plan completo que incluya medidas a corto, mediano y largo plazo", indica Huerta.

Por ejemplo, Holanda disminuyó en un 60 % el uso de antibióticos en animales, mientras Tailandia tiene legislación que impide los antibióticos para tratar una gripe, un resfrío o infecciones virales.

Huerta advierte que las bacterias se están haciendo resistentes debido a que algunos médicos suministran antibióticos "a diestra y siniestra", a lo que se suma la automedicación y la venta libre en las farmacias. Este accionar nos está llevando a una crisis mundial de antibióticos. 

Las bacterias se hacen resistentes debido a la automedicación. | Fuente: Getty Images

El médico internista de la Clínica Internacional Alex Jaymez advierte que los antibióticos recetados fuera de tiempo también contribuyen en la resistencia. "Cuando se prescribe antibióticos es para atacar infecciones bacterianas, las virales no, porque estas se van en 3 a 4 días si la persona no tiene enfermedades con comorbilidad, como diabetes, hipertensión, tuberculosis, defensas bajas".

Por ejemplo, la Klebsiella pneumoniae es resistente a 26 antibióticos, puede provocar neumonía, meningitis, infecciones en el torrente sanguíneo, y normalmente el contagio se produce en hospitales o centros médicos.

"También la E. coli, que causa infecciones urinarias, produce una enzima que elimina a casi todos los antibióticos. Necesita aplicación endovenosa potente y hasta hospitalización", dice Jaymez.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha lanzado una estrategia global para frenar las resistencias antimicrobianas, con la premisa de no interrumpir el tratamiento aunque el paciente presente mejoría antes de terminar la dosis indicada.

Según el médico internista, el Seguro Social del Perú aplica desde fines de los ochenta un programa de uso racional de antimicrobianos, que incluye antibióticos, antifúngicos y antivirales.

En algunas clínicas existe farmacovigilancia a cargo de un médico infectólogo que valida las recetas.

"La gente no debe automedicarse, debe usar antibióticos de forma racional y solo cuando estén estrictamente indicados. Los médicos debemos educar a la gente para que sepan que si no se les da antibióticos es porque no los requieren, y porque existen mecanismos de resistencia que pueden hacer que las bacterias bloqueen el efecto de los antibióticos", finaliza el médico.