La medicalización de la muerte: cómo explicar los diagnósticos difíciles a los pacientes

Elmer Huerta, Consejero Médico de RPP Noticias, comenta que el personal médico no tiene entrenamiento para comunicar los diagnósticos a los pacientes.

Los médicos y los pacientes deben entender que la muerte no es una enfermedad, un enemigo al que atacar.
Los médicos y los pacientes deben entender que la muerte no es una enfermedad, un enemigo al que atacar. | Fuente: RPP Noticias | Fotógrafo: Getty Images/kupicoo

Barbara Bush, ex primera dama de Estados Unidos, decidió no recibir más tratamientos médicos para “esperar la muerte” en su casa y junto a su familia, según informó Jim McGrath, portavoz de la ex familia presidencial. Según el comunicado, Bush de 92 años y diagnosticada con el mal de Graves, no quiere continuar en hospitalizaciones constantes y prefiere permanecer en casa. La decisión de la madre del también presidente George W. Bush pone en a la luz la interrogante: Si tuviera la oportunidad de decidir, ¿dónde le gustaría pasar sus últimos días: en el hospital o en casa, junto a sus familiares?

Elmer Huerta comenta que los médicos ven la muerte como una enfermedad o como un enemigo al que deben atacar, quitándole su característica de normalidad. La medicalización de la muerte se define como el proceso mental en los médicos y el público que se ha ido instalando lentamente como consecuencias del adelanto tecnológico de que la muerte es una enfermedad a la que hay que combatir. 

"En el libro 'Ser mortal' se explica que el lugar de la muerte ha cambiado en los Estados Unidos. En los años cuarenta, el 85% de las muertes se daban en las casas. En la actualidad es al revés, el 70% de las muertes suceden en los hospitales y generalmente en una Unidad de Cuidados Intensivos", comenta.

 

 Uno de cada tres pacientes que se encuentran en las áreas restringidas presentan diagnósticos irrecuperables. "Cáncer metastásico avanzado, enfermedad de Alzheimer terminal, esclerosis lateral múltiple terminal son algunas de esas enfermedades. Sin embargo, el personal médico no está entrenado para hablar sobre la muerte", explica.

Los galenos ven a sus pacientes como meros entes biológicos y no en su condición de seres humanos. Huerta explica que esto se debe a que no reciben un entrenamiento que fortalezca su empatía y comunicación en esos momentos cruciales.

El especialista en Salud Pública explica que herramientas comunicativas para dar a conocer noticias relacionadas a la muerte a los familiares de los pacientes deben formar parte del currículo médico tanto como un curso de anatomía o fisiología.

“En las escuelas de Medicina no se enseña esa importante habilidad. Los estudios indican que solo 1 de cada 10 familias recuerda haber hablado sobre la muerte con el doctor, ya hay algunas iniciativas que están entrenando a médicos graduados en cómo hablar de un tema tan importantes”, afirma.

El asesor médico de RPP Noticias expone que cuando los galenos comunican correctamente estos importantes temas, los pacientes tienen mejor calidad de vida, menor ansiedad, menor número de hospitalizaciones innecesarias y mayor unión y armonía familiar.

“Es sorprendente cómo en esta sociedad tan moderna en la que vivimos, hemos llegado a medicalizar un evento tan natural como es la muerte, a quienes muchos médicos ven como un enemigo al que hay que evitar a toda costa, en vez de considerarlo como lo que es: el otro lado de la moneda que es la vida”, finaliza.