Obesidad: un mal que padece uno de cada tres niños peruanos

La lucha para combatir este mal crónico debe ser trabajo no solo de los padres, sino también de políticas públicas de salud.

La obesidad es un problema de salud pública. El 58% de peruanos tiene sobrepeso, mientras que el 21% sufre de obesidad, según cifras a junio de 2016 del Instituto Integración. Considerado ya como una pandemia, los efectos del sobrepeso en la población van desde problemas cardiovasculares hasta el riesgo de padecer cáncer. 

El doctor Elmer Huerta, asesor médico de RPP Noticias explica que la trasmisión intergeneracional es similar en todos los países.  Los resultados explican que los niños nacidos de padres obesos tienen riesgo de tener esta misma condición. “El efecto paterno es más del doble de los niños obesos que él de los más delgados”, comenta la investigación.

La obesidad en nuestros hijos puede manifestar signos inmediatos y de largo plazo en su salud como el incremento de los síntomas del asma, diabetes tipo 2 y problemas emocionales, como la depresión. Si bien se ha demostrado que un niño puede heredar algunos genes de sus padres que incrementan su susceptibilidad de ganar peso, una dieta saludable y actividad física moderada pueden hacer el cambio.

La calidad de alimentos procesados en Perú, así como el consumo excesivo de estos pueden llevar a diagnósticos de obesidad. Más de 2200 millones de personas sufren obesidad en el mundo, según un estudio publicado en la revista The New England Journal of Medicine. Raúl González, representante de la OPS/ OMS en Perú explica.

 

La obesidad en nuestros hijos puede manifestar signos inmediatos y de largo plazo en su salud como el incremento de los síntomas del asma, diabetes tipo 2 y problemas emocionales, como la depresión. | Fuente: Getty Images | Fotógrafo: Taborsk

Educación nutricional. Una realidad que planea ser revertida en poblaciones vulnerables, como niños y adolescentes, con la implementación de los llamados quioscos saludables, una propuesta certificada con la ley 30021 y que se aplica en el país desde mayo de 2013.

Sandra Soria Mendoza, responsable del Componente de Educación en Salud de la Dirección General de Educación Básica Regular del Ministerio de Educación, comenta que es importante la cultura nutricional en la malla curricular.

"Se deberá precisar con mucha claridad que en estos lugares se venderán solamente alimentos saludables y, asímismo, en esta norma técnica se podrá disponer las sanciones a las que se harán acrededores estos proveedores de no cumplir con las disposiciones que se establecerán en esta norma técnica", comentó.

Estos quioscos saludables tienen como objetivo la regulación del consumo de comida chatarra y bebidas azucaradas en la población estudiantil. Las frutas frescas y los platos a base de verduras son los recomendados para la venta en esos establecimientos. Soria explica que un plan de alimentación saludable debe ser complementado con actividad física.

"El Minedu ha establecido, en el marco de la reglamentación de la implementación del currículo nacional, el aumento de las horas dedicadas para la actividad física, aumentándolas a 3 horas por semana", explicó.