La vacuna contra el dengue se debe evitar en personas no diagnosticadas

Elmer Huerta explica que aplicación se debe dar solo en poblaciones de zonas endémicas de la enfermedad, lo que evitaría más casos de contagio.

Elmer Huerta, asesor médico de RPP Noticias, comenta que la vacunación contra este mal ya es una realidad, pero no es una herramienta recomendada para todos.
Elmer Huerta, asesor médico de RPP Noticias, comenta que la vacunación contra este mal ya es una realidad, pero no es una herramienta recomendada para todos. | Fuente: RPP Noticias | Fotógrafo: Getty Images/mirceax

El dengue es una enfermedad infecciosa que se desarrolla principalmente en lugares tropicales y con temperaturas altas, como las zonas del norte del Perú. Trasmitida por un zancudo de nombre Aedes aegypti, puede ser mortal si no se brinda atención temprana.

Elmer Huerta, asesor médico de RPP Noticias, comenta que la vacunación contra este mal ya es una realidad, pero no es una herramienta recomendada para todos, pues los riesgos de agravamiento de la enfermedad en personas que no padecieron de dengue antes de la vacuna son altos.

“Lo que nos importa aquí en el Perú, tal como lo recomienda la OMS, solamente debe darse en gente que ya ha tenido el dengue. Y, ahora, ¿cómo vamos a saber si una persona ya tuvo el dengue? Obviamente, en zonas endémicas donde el virus del dengue circula muchísimo y más del 50% de la población ha sido diagnosticada, entonces se puede dar con garantía la vacunación”, explica.

Entre los síntomas posteriores a la aplicación a la vacuna más frecuentes están dolor y calor en la zona de la inyección; dolor de cabeza, fiebre, sin presencia de señales de empeoramiento de la enfermedad.


El riesgo está en que al ser vacunados sin tener la enfermedad, el virus se hace más resistente y los síntomas del dengue pueden llevar al paciente a un estado crítico.
El riesgo está en que al ser vacunados sin tener la enfermedad, el virus se hace más resistente y los síntomas del dengue pueden llevar al paciente a un estado crítico. | Fuente: RPP Noticias | Fotógrafo: Getty Images/PongMoji

El riesgo está en que al ser vacunados sin tener la enfermedad, el virus se hace más resistente y los síntomas del dengue pueden llevar al paciente a un estado crítico.

“El dengue es una enfermedad común en el Perú, la mayoría de los casos del año se registraron en las zonas de las inundaciones al norte del país. Es causado por un virus que tiene cuatro familias, cuatro tipos o serotipos, de tal manera que a un ser humano le puede dar dengue cuatro veces en la vida, por el mismo virus. Una vez que te da un segundo o tercer ataque, la enfermedad se agrava. Y, si se aplica en personas que no han tenido la enfermedad, eso cuenta como una primera infección”, explica.

Hace unos días, la empresa encargada de la investigación, desarrollo y distribución de la vacuna a nivel mundial informó que se ubicaron casos de agravamiento del dengue en pacientes inoculados en Filipinas.

Hace unos días, la empresa encargada de la investigación, desarrollo y distribución de la vacuna a nivel mundial informó que se ubicaron casos de agravamiento del dengue en pacientes inoculados en Filipinas.
Hace unos días, la empresa encargada de la investigación, desarrollo y distribución de la vacuna a nivel mundial informó que se ubicaron casos de agravamiento del dengue en pacientes inoculados en Filipinas. | Fuente: RPP Noticias | Fotógrafo: Getty Images/solarseven

“La noticia ha salido el día viernes. El gobierno de las Filipinas ha suspendido la vacunación contra el dengue, con las nuevas vacunas de los laboratorios Sanofi, que se llaman dengvaxia, que tiene permiso para administrarse también en el Perú”, comenta.

La vacunación como prevención del dengue es importante, pero su aplicación en personas que viven en zonas no endémicas de la enfermedad puede llevar a incrementar los casos de contagio. El riesgo de un cuadro de dengue hemorrágico en personas vacunadas solo se ha presentado en niños menores de 5 años, por lo que la vacuna de nombre Dengvaxia es aplicada en mayores de 9 años.

La dengvaxia es considerada como la primera vacuna contra el dengue y es usada en México, Paraguay, Costa Rica, Guatemala y Perú. Según cifras de Sanofi, la vacunación de adultos no provoca casos de dengue hemorrágico, pero sí complicaciones de la enfermedad que requieren hospitalización pronta. Su aplicación en poblaciones donde el brote de dengue no es prevalente, no es sugerida.

La recomendación de la OMS es clara: la vacunación solo debe ser usada en personas que ya han sido infectadas con el virus del dengue.