Malformación del maléolo: la condición que provocó la ausencia de Alberto Quintero en Rusia 2018

Una complicación con un hueso del tobillo hizo que el jugador panameño de Universitario de Deportes sea sensible a lesiones, entre ellas la que lo dejó sin mundial. Especialista explica de qué se trata.

Alberto Quintero tiene una malformación en un hueso del tobillo. | Fuente: AFP

Alberto Quintero atraviesa el momento más difícil de su carrera. El volante de Universitario de Deportes no podrá disputar el Mundial de Rusia 2018 con la selección de Panamá debido a una fractura del segundo metatarsiano sufrida durante su último amistoso frente a Noruega.

Y aunque esta fractura es el motivo principal por el cual se ve frustrado su sueño de disputar la justa deportiva más importante del mundo, existe otro problema que influyó en la lesión del mediocampista.

Se trata de una malformación en el maléolo externo de sus tobillos, una prominencia ósea que hace que la forma en que el jugador camina o trota no sea normal o cómoda. Así lo explica Víctor Chuquihuara, Licenciado en Terapia Física de Essalud, quien ha tenido la oportunidad de tratar al futbolista.

La malformación en el maléolo externo del tobillo hace que sea más vulnerable a las lesiones | Fuente: Getty Images | Fotógrafo: yodiyim

“Tiene un problema de pisada en ambos pies. Es una pisada atípica causada por la estructura anatómica de sus pies”, explica el especialista. “Nos ha confesado que esta prominencia de los maléolos externos del tobillo lo han llevado, incluso, a tener que cortar sus chimpunes debido a la incomodidad que le causan”, agrega.

Chuquihuara explica que el esfuerzo que realiza el volante panameño para poder trotar hace que sea más vulnerable que de costumbre a cualquier tipo de lesión. “Además, juega en una posición en la que usualmente recibe golpes; ambos factores aumentan la posibilidad de este tipo de cuadros”, comenta.

SE ALEJA DE LAS CANCHAS

El propio Alberto Quintero anunció que tendrá un largo proceso de recuperación y lamentó perderse la primera participación de Panamá en un Mundial de Fútbol.

“Lo que viene es una inmovilización absoluta del pie, para que pueda soldar el hueso. Aunque el metatarsiano es un hueso pequeño, es importante para el movimiento del pie y para la estabilidad, así que tendrá que seguir ese tratamiento”.

El volante de Universitario de Deportes permanecerá cerca de tres meses fuera de las canchas hasta poder recuperarse por completo de su lesión.