Por qué poner más verde tu ciudad es calidad de vida

Limeños y chalacos defienden que es un derecho transitar sin restricciones por las calles y parques de la ciudad, según estudio del observatorio Lima Cómo Vamos.

Un espacio público como las áreas verdes da sensación de bienestar y se convierte en un lugar donde se puede intercambiar conocimiento.
Un espacio público como las áreas verdes da sensación de bienestar y se convierte en un lugar donde se puede intercambiar conocimiento. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Getty Images

Las áreas verdes, entendidas como espacios públicos de libre acceso, contribuyen al bienestar físico y mental de las personas, según destaca la Organización Mundial de la Salud. Ello contrasta con las rejas y tranqueras colocadas en la ciudad, debido a la delincuencia.

Un 58.7 % de limeños y un 59.8 % de chalacos está de acuerdo en que todos los habitantes de la ciudad tienen derecho a transitar sin restricciones por las calles y parques, de acuerdo al más reciente estudio del observatorio Lima Cómo Vamos.

Cuerpo sano

Néstor Rejas Tataje, salubrista del Ministerio de Salud, explica que con el uso de las áreas verdes no solo se logra calidad del aire, también se previenen enfermedades como la diabetes, la obesidad e incluso el cáncer. Investigaciones internacionales también han descrito las ventajas de vivir cerca de áreas verdes y hacer uso de ellas.

"El porcentaje de áreas verdes que tiene Lima es mínimo, es urgente que se comiencen a implementar parques activos, parques recreativos y temáticos. Hay que quitarles las rejas, ponerles seguridad y que la población los hago suyos", comenta el vocero del Minsa.

Hacer actividad física moderada al menos 30 minutos, 5 veces a la semana, previene enfermedades crónicas no transmisibles como diabetes y obesidad. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Getty Images

Mente sana

A nivel de salud mental se logra sensación de bienestar, se libera el estrés y la ansiedad, destaca la psicóloga comunitaria Jacquelinee Rojas. "Incluso en vez de ir a un proceso psicológico para encausar temas cotidianos, el espacio público se convierte en un lugar donde yo puedo intercambiar conocimiento y adquirir nuevos conocimientos a partir de mi interacción con grupos similares".

Rojas, coordinadora de Psicología de la Universidad Privada del Norte (UPN), nos explica que la sensación de satisfacción varía. "Podemos hacer actividades de manera individual como correr, leer un libro o sentarnos a tomar un café; pero también puedo hacer actividades grupales como practicar danzas o tener un encuentro para hacer Tai Chi. Hay beneficios a nivel individual y grupal para fortalecer las relaciones interpersonales".

Los espacios públicos dan sensación de bienestar y permiten desarrollar actividades individuales que nos enriquecen y benefician nuestra salud mental. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Getty Images

Salud pública

Los niños también necesitan un espacio para el juego y para desarrollar la imaginación. Sin embargo, el estudio de Lima Cómo Vamos advierte que este espacio se está trasladando a los centros comerciales y los lugares de comida rápida, por ser considerados más limpios y seguros.

Augusto Mendoza, consultor en desarrollo urbano y territorial, aclara que un mall no es un área pública y está condicionado al consumismo. Asimismo, dice que formalmente en Lima hay pocos parques propiamente dichos.

"En diferentes partes del mundo, un parque real está por encima de las 30 a 40 hectáreas. El Parque la Carolina, en Quito, no tiene menos de 100 hectáreas; el Bosque de Palermo, en Buenos Aires, no tiene menos de 60 a 80 hectáreas. En Lima lo más cercano que tenemos a eso es el Campo de Marte, que apenas tiene 30 hectáreas".

Los niños deben tener oportunidad al juego y a la posibilidad de desarrollar su imaginación. Pueden lograrlo, teniendo acceso irrestricto a los parques. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Getty Images

Para el especialista, sí es posible que Lima pueda ganar espacios de áreas verdes que contribuyan con la salud pública. Nos dice que un ejemplo claro se encuentra en La Victoria. "El Parque del Migrante es un espacio público ganado a partir de la reubicación de La Parada, su localización es muy importante porque está al lado del cerro El Pino, donde hay muchos enfermos de TBC multidrogo resistente, que necesitan un protocolo más avanzado y hasta experimental. Esa zona que está prácticamente hacinada necesita espacios públicos donde la gente salga a respirar".

Los entornos saludables que permitan realizar actividades recreativas y culturales son un derecho que no debe ser solo para algunas zonas de la ciudad; el Estado y la sociedad deberían velar para que sea un beneficio sin restricciones.