Ser agradecido es un ejercicio que te cambia la vida

La gratitud es un don, la ciencia nos da las pautas para cultivar esta cualidad.

La gratitud ayuda a las personas a volver a enfocarse en lo que tienen en lugar de lo que les falta.
La gratitud ayuda a las personas a volver a enfocarse en lo que tienen en lugar de lo que les falta. | Fuente: Getty Images

El Día de Acción de Gracias, celebrado el último jueves de noviembre, es el feriado más popular en los Estados Unidos (EE.UU.), un país que dedica una fecha del año para ser agradecido. Esta virtud impacta positivamente en la vida y la investigación de la ciencia lo destaca.

"Dar las gracias es un sentimiento de estima que una persona tiene hacia quien le ha hecho un favor o le ha prestado un servicio, por el cual desea corresponderle. Quizá no se le retribuye con algo material, basta con simplemente decirle gracias por lo que hiciste este año por mí. Decirle gracias al papá, gracias al amigo, gracias al jefe, gracias al compañero, gracias a la vida. Eso es el Día de Acción de Gracias", comenta Elmer Huerta, asesor médico de RPP Noticias.

La ciencia del comportamiento y la psicología han estudiado sobre el ser agradecido y lo que desencadena en nosotros. El doctor Huerta nos resume cinco efectos positivos:

1. Da más paciencia y permite tomar mejores decisiones.
2. Mejora las relaciones personales, a nivel íntimo y de trabajo.
3. Hace que te cuides mejor, porque sabes apreciar tu salud personal, sabes que eres parte de un universo más grande y eres agradecido.
4. Ayuda a dormir bien y a tener menores índices de depresión. Recostado en tu cama puedes hacer la regla de las 3 cosas buenas que has hecho en el día: reflexiona sobre lo que hiciste por los demás, que haya dejado huella. Algunos toman nota.
5. Hace que tus momentos de alegría duren más, porque te sabes parte de ese universo que hace algo bueno por el resto.

Ser agradecido hace que tus momentos de alegría duren más. | Fuente: Getty Images

Harvard Medical School dedicó un artículo en el que recopila una serie de estudios acerca de cómo la gratitud es un ejercicio de salud mental, que aplicado con regularidad, ayuda a sentirnos más optimistas e incluso contribuye a mejorar las relaciones de pareja y nuestro vínculo con el entorno.

"La gratitud ayuda a las personas a volver a enfocarse en lo que tienen en lugar de lo que les falta. Y, aunque puede parecer artificial al principio, este estado mental se fortalece con el uso y la práctica", señala la Escuela de Medicina de Harvard.