Si protegerte del calor excesivo quieres, hidratarte mejor debes

Beber mucha agua y descansar bajo la sombra puede ayudar a cuidar nuestra salud frente al riesgo de sufrir un golpe de calor.

Enero se caracteriza por el inicio de la temporada de playas y del impacto del calor excesivo en nuestro organismo, una condición que de no ser tratada con sumo cuidado puede llevarnos, incluso, a un shock térmico. Este cambio de temperatura es regulado por una zona neuronal llamada hipotálamo anterior.

El principal consejo para protegernos de este calor excesivo es la hidratación, ya sea con agua o alimentos que nos la proporcionen.Tome agua cada dos horas, con mayor énfasis entre el mediodía y las 3 de la tarde, que son las horas de mayor temperatura. Además, el consumo de frutas que refresquen y proporcionen cantidades importantes de líquido como la sandía, la papaya, el coco y las manzanas.

El ventilador encendido es para muchos la salvación en estos días de calor. Sin embargo, este hábito durante las noches podría traer consigo infecciones de las vías respiratorias y fomentar la propagación de gérmenes.


Entre los efectos del calor extremo en el cuerpo humano, estos pueden ser clasificados en tres grupos:

* Calambres. Frecuente cuando de trabajo físico intenso bajo el sol se trata. La razón: la pérdida de sales minerales en el sudor. Rehidratarse y descansar en un lugar fresco, pueden ayudar.

* Agotamiento. La exposición a altas temperaturas, la deshidratación acrecienta los síntomas de debilidad, fatiga y ansiedad.

* Golpe de calor. Los dolores de cabeza, cansancio, mareos, nauseas y vómitos son algunos de los síntomas de esta condición.

Población en riesgo. Los niños menores de 3 años y adultos mayores son los que más sufren con este calor excesivo. Este cambio brusco de temperatura, del que a veces no se dan cuenta, y les producen arritmia cardiáca o alteraciones en los riñones.

Actividad física. Una verdad es real: el ejercicio físico no es dañino para la salud. Sin embargo, se debe evitar hacer cualquier desgaste físico expuestos al sol durante las horas de mayor calor. Prefiera horas matutinas antes de las 7 de la mañana o vespertinas tras las 5 de la tarde. No olvide llevar una botella de agua para hidratarse y descarte el uso de algún tipo de faja reductora, ya que no solo aumentan la temperatura corporal sino que pueden favorecer la presión baja.

Vestimenta. Use ropas de colores claros, mangas largas y ropa no muy ajustada. El algodón y la gasa son telas ideas para vestir durante las horas de calor.  Sombreros y lentes de sol completan este look anti-calor.