Tres intervenciones médicas que no son ciertas, según la ciencia

Hacer ejercicio físico regular, comer saludablemente y tener una buena actitud psicológica y emocional son clave para calidad de vida.

Todos buscamos medios para poder tener salud plena. Sin embargo, no todos los productos que nos prometen cuidar nuestra salud mágicamente o revertir algún diagnóstico negativo son la solución. Elmer Huerta, asesor médico de RPP Noticias compartió con los radioescuchas de La Rotativa del Aire algunas intervenciones médicas que no resultaron ser ciertas.

La bebida mágica que promete prevenir el Alzheimer

De acuerdo con una publicación de Lancet Neurology, la bebida de nombre Nutricia no es capaz de ayudar a los pacientes con un diagnóstico temprano de Alzheimer. Y es que pese a la popularidad de Nutricia, un batido que cuesta 3.49 libras y famoso tras un importante despliegue de publicidad, la evidencia científica no avala su beneficio.

Elmer Huerta explica que el estudio en más de 311 personas y durante dos años de observación reveló que no se ven mejoras.

“El resultado del estudio, de más de dos años de observación es que no se ven diferencias. Es decir, en la investigación, los que bebían el producto correcto y los que no, no demostraron ningún tipo de beneficio sobre las pruebas cognitivas de que esta bebida puede prevenir el Alzheimer”, comenta.

El “yoga de la risa” y la promesa de una vida sin estrés

Esta versión de los ejercicios de yoga tradicional se basa en que la risa no solo favorece a nuestro sistema inmunológico, sino también nuestros procesos mentales.

“Esa risa asociada al yoga, según explican los científicos. Pero no hay un asidero científico que expone que realizar esos ejercicios no favorece a nuestro sistema de defensa”, explica.   

La soya y sus derivados como protectores del corazón

El lunes 30 de octubre, la FDA removió la autorización dada en 1999 a todos los fabricantes de productos en base a soya para usar el rótulo “protector cardiovascular”. Huerta explica la razón.

“Estudios publicados desde esa fecha dan cuenta de que el producto natural y sus derivados no tienen la función protectora para la salud del corazón”, finaliza.

Para llegar a tener salud no debemos recurrir a artilugios mágicos. Recuerde que estar en un nivel óptimo se resume en tres simples pasos: Hacer ejercicio físico regular, comer saludablemente y tener una buena actitud psicológica y emocional. Vivamos mejor.