Aprender a bailar mejora la función cerebral en adultos mayores

Elmer Huerta explica los beneficios de la danza en la memoria y su aporte en la comunicación de las regiones cerebrales.

Bailar no solo favorece a mantener un saludable estilo de vida sino que tiene grandes beneficios para nuestra memoria, especialmente en la vejez. Un estudio realizado en la Universidad de Colorado y publicado por la Asociación Fronteras en la Neurociencia del Envejecimiento expone que aprender coreografías previene la demencia senil, estimulando la memoria.

Elmer Huerta, asesor médico de RPP Noticias comenta que este beneficio se relaciona a la permanencia de la sustancia blanca cerebral.

Conexiones. La materia blanca está conformada por las fibras nerviosas cubiertas de mielina, una vitamina que rodea los axones neuronales, parte encargada de la trasmisión de información entre células cerebrales.

La danza, y el aprender los pasos de baile, llevan a los adultos mayores a entrenar de forma paulatina la memoria, favoreciendo a las funciones cerebrales. “En la investigación se determinó que las personas que aprendían pasos de baile no presentaron deterioro en la sustancia blanca”, comenta.

Estilos de vida. La danza, junto a una alimentación balanceada, logra una mejora en las funciones corporales integrales. Huerta lo explica. 

“El bailar, sobre todo aprender a bailar algo nuevo, es lo que va a hacer que se combine actividad física, el uso de la memoria y el uso de la función cerebral, para que de alguna manera mejore. Lo que la investigación ha encontrado es que la sustancia blanca no disminuye tanto en esas personas que aprender a bailar”, comenta.