Así funciona la mente del hincha de fútbol, según la neurociencia

El hincha de fútbol se desconecta de la realidad cuando se trata de apoyar a su selección. Aflora el llamado 'cerebro primitivo'.

En el hincha predomina un sentimiento casi irracional.
En el hincha predomina un sentimiento casi irracional. | Fuente: Getty Images

La pasión del hincha de fútbol en cuestión de horas puede pasar de la euforia a la frustración, porque el resultado de un partido apenas tiene tres posibilidades: ganar, empatar o perder.

Las horas previas a un juego decisivo como el que disputarán las selecciones de Perú y Argentina, con miras al Mundial Rusia 2018, hace que el aficionado pierda la perspectiva de la realidad.

“Aflora lo que llamamos el ‘cerebro primitivo’, predominan las emociones sobre el control, ya no piensas con la corteza prefrontal sino con la amígdala, una estructura del cerebro que solo funciona por emociones”, explica el médico neurólogo Nilton Custodio Capuñay, director médico del Instituto Peruano de Neurociencias (IPN).

Predomina un sentimiento casi irracional. “Funciona como una válvula de escape. Hay gente que hace colas y colas por ir al estadio, paga 300 soles cuando su sueldo es 800 soles simplemente por hacer algo que le apasiona, por vivir su momento; luego no importa si no tiene para comer o para ir a trabajar o si toda la semana tendrá que ir caminando al trabajo porque se acabó la plata por ir al estadio”.

El cerebro del hincha también se acostumbra a la sensación de placer que obtiene de su afición al fútbol, y que se multiplica si se produce una victoria.

El psiquiatra Humberto Castillo destaca que el fútbol es una oportunidad para sentir emoción colectiva, y eso permite integrarnos. Pero, sea que Perú gane o pierda, se debe aceptar la realidad, porque solo se trata de un juego. “Si tenemos éxito no pasar a la idea de ‘somos lo máximo’, ‘somos lo mejor’, ‘el resto no importa’, hay que tomarlo con cierta calma, vivir la emoción, pero luego volver a la realidad”.

Los aficionados al 'deporte rey' deben hacer el ejercicio emocional de ser prudentes, no bajar su autoestima ni sobredimensionarla, solo aceptar el resultado y continuar con sus vidas. 

Pasada la euforia del partido, el hincha debe de volver a la realidad.
Pasada la euforia del partido, el hincha debe de volver a la realidad. | Fuente: Getty Images