Gracias a:  

Combustibles ecoamigables: ¿Qué ventajas ofrecen?

Actualmente ya podemos encontrar en el mercado diferentes tipos de combustibles como la electricidad, hidrógeno o gas natural, que contribuyen a la protección del aire y el medio ambiente.

El gas natural se trata de la energía fósil más limpia en cuanto a residuos y emisiones atmosféricas, y del combustible más eficiente para la obtención de electricidad. | Fuente: www.shutterstock.com

La contaminación del aire suele tener diversos orígenes, entre los más peligrosos se encuentra la cantidad excesiva de gases producto de la combustión que se emiten al ambiente. Esto se debe, en gran medida, a las emisiones vehiculares que contienen monóxido de carbono, dióxido de nitrógeno y dióxido de azufre.

El problema radica en que muchos autos aún siguen utilizando el diésel, en vez de otras alternativas menos contaminantes. Para el año 2007, el diésel representó el 47% de la demanda total de hidrocarburos líquidos en nuestro país. El gas natural ingresó en el mercado peruano desde el 2004, sin embargo, no ha logrado que el diésel disminuya significativamente su participación en la demanda total de hidrocarburos combustibles.

En el año 2007, el diésel representó el 47% de la demanda total de hidrocarburos líquidos en nuestro país.

¿Qué otras alternativas podemos encontrar en el mercado para sustituir el diésel?

Se ha comenzado a trabajar en la creación de nuevos combustibles, cuyas emisiones contaminantes vienen en menor medida. Una de las principales ventajas de estos combustibles es que pueden ser utilizados en motores normales, con algunas pequeñas modificaciones, e incluso, en los motores más modernos estas modificacinoes no son necesarias.

Sin duda, estos combustibles son una buena alternativa al petróleo. Conoce algunos de los más populares:

Electricidad: Es uno de los combustibles alternativos que ya se utiliza en algunos vehículos, la electricidad que utiliza para propulsar el vehículo proviene directamente de baterías que convierten energía química en electricidad. Se trata de una fuente más accesible y el objetivo, a largo plazo, es obtenerla de forma natural a través de la energía eólica. Aunque aún faltan variables por mejorar, la diferencia respecto al diésel o gasolina en cuanto a emisiones sí es sumamente notable.

Gas natural: En Lima, el GNV ya representa el 9% del parque automotor. Se trata de un combustible compuesto por un conjunto de hidrocarburos livianos, lo que disminuye significativamente el nivel de partículas y gases contaminantes como hidrocarburos no quemados, monóxido de carbono y gases efecto invernadero. Para que los motores a gasolina puedan funcionar con GNV necesitan ser adaptados. Este gas ofrece mayor rendimiento y en caso, haya una fuga, el gas natural asciende rápidamente y se disipa en la atmósfera. Se trata de la energía fósil más limpia en cuanto a residuos y emisiones atmosféricas, y del combustible más eficiente para la obtención de electricidad.

Hidrógeno: Se considera como uno de los combustibles alternativos más ecológicos y todo apunta a que se convertirá en uno de los más populares dentro de los próximos años. El funcionamiento de este tipo de vehículos se basa en el empleo de una pila de combustible a través de la cual el hidrógeno se oxida y genera electricidad. El máximo exponente de esta tecnología es el Toyota Mirai.

Este contenido es parte de la campaña conjunta La calidad de vida se respira de Cálidda y RPP.

Una de las principales ventajas de estos combustibles es que pueden ser utilizados en motores normales, con algunas pequeñas modificaciones. | Fuente: www.shutterstock.com