“Wu–oh–wu–oh”: La clave de los éxitos musicales en el mundo

Justin Bieber, Taylor Swift, Katty Perry y otras estrellas tienen una secuencia en común en sus canciones; la industria musical lo definió como “Millenial Whoop”.

Los éxitos musicales de Justin Bieber son un ejemplo perfecto del Millenial whoop. | Fuente: EFE

El “alarido de los millenials” (Milenial Whoop) está presente en casi todos los éxitos musicales que escuchamos desde el año 2000. El músico estadounidense, Patrick Metzger fue quien identíficó este patrón común de la música pop más popular del mundo. “Baby” de Justin Bieber, o su más reciente hit “Sorry” comparten la “obsesión” por alternar una tonalidad melódica entre el tercer y quinto compás.  Los cantantes interpretan esta melodía con el fonema “Oh”, generalmente en un patrón “Wu – oh – wu – oh”.

 

Millenial Whoop
Millenial Whoop | Fuente: Quartz

Katy Perry, Taylor Swift, The Rasmus, Fall Out Boy y Carly Rae Jepsen también han empleado este recurso melódico para componer sus temas. ¿Por qué es tan común usar el alarido de los millenials? Metzger explica que esto se basa en la misma naturaleza de la música pop. “Los humanos crean patrones. La razón por la cual la música pop es exitosa es que suena familiar antes de los primeros 10 segundos."

"La fórmula es perfecta: las escalas europeas clásicas, la progresión de los acordes a la que nos hemos acostumbrado por cientos de años y los golpes de corazón que estimulan nuestros órganos internos. Al escuchar estas características musicales en los hits pop, la audiencia se engancha inmediatamente por la estructura familiar y por los ritmos que han escuchado desde que estaban en el útero. Para ser exitosas, las canciones deben ser familiares. El millenial whoop se usa para generar una sensación de familiaridad”.

Sorry.
Sorry. | Fuente: JustinBieberVEVO

Cabe destacar que en los últimos 50 años la diversidad de la combinación de notas musicales ha disminuido considerablemente en la música popular occidental. A esta conclusión llegó un grupo de científicos españoles, quienes analizaron 464,411 grabaciones musicales producidas entre 1955 y 2010, con el fin de averiguar qué había cambiado y qué se había mantenido igual. Los patrones musicales y las métricas se han mantenido estables durante el periodo y las melodías se han vuelto más similares.

Shake it off
Shake it off | Fuente: TaylorSwiftVEVO

Así como una canción de cuna, el alarido de los millenials evoca una sensación de seguridad y garantiza que todo estará bien. “Conoces estas notas, haz escuchado esto antes. No hay nada fuera de lo ordinario o diferente aquí. No necesitas aprenderte las palabras, ni saber un lenguaje particular o pensar a profundidad sobre el significado. Estás a salvo. “Wu – oh – wu – oh”, finaliza Metzger.