Gracias a:  

Gas natural: ¿Qué impacto tiene en la salud?

En la actualidad, el gas natural es visto como una de las principales y más relevantes fuentes de generación de energía y es, frente a los otros combustibles, el más limpio de todos.

El gas natural contribuye a tener un aire más limpio y saludable, y reduce entre un 40 y un 60% las emisiones de compuestos químicos. | Fuente: www.shutterstock.com

En América Latina, la ciudad con uno de los peores indicadores de calidad de aire es Lima, según la organización Mundial de la Salud (OMS). El estudio mide especialmente el nivel de las partículas contaminantes conocidas como PM2-5, por su tamaño 2.5 micras, más pequeñas que el grosor de un cabello, las cuales son consideradas las más peligrosas y las de mayor riesgo para la salud.

El denso tráfico, las emanaciones de polvos, humos metálicos, gases corrosivos y un deteriorado parque automotor, no solo deterioran el medio ambiente, sino también repercute en la salud humana. Esto puede provocar reacciones alérgicas a través de tos o estornudos, irritación de los ojos debido al ozono y partículas suspendidas, así como síntomas relacionados a enfermedades específicas, principalmente respiratorias, digestivas, vasculares y cardiacas.

Los males respiratorios como la faringitis aguda y amigdalitis ocupan el primer lugar entre las atenciones médicas más recurrentes. Solo hasta setiembre a nivel nacional se atendió a más de un millón 529 mil asegurados por estas enfermedades.

Informe Estadístico del Seguro Integral de Salud – Diagnósticos más frecuentes

Con el objetivo de mejorar la calidad del aire y reducir la contaminación atmosférica, el Estado ha impulsado el uso del gas natural. La composición química del gas natural es la razón de su amplia aceptación como el más limpio de los combustibles fósiles.

La combustión del gas natural, compuesto principalmente por metano (CH4), produce menores cantidades de emisiones contaminantes y reemplaza el consumo de otros combustibles que por su combustión, generan partículas tóxicas y dañinas para el entorno ambiental y la salud de la población.

Osinergmin – Diferencias entre el GLP y GNV

De esta manera, el gas natural tiene un impacto medioambiental mínimo comparado con el resto de los combustibles fósiles y cuya utilización contribuye a reducir la emisión de gases de efecto invernadero.

El gas natural tiene un impacto medioambiental mínimo comparado con el resto de los combustibles fósiles. | Fuente: www.shutterstock.com

Aire limpio, mejor salud. El gas natural no solo es la opción más beneficiosa para el medioambiente sino también, para la salud.

En comparación con otros recursos, el gas natural contribuye a tener un aire más limpio y saludable, y reduce entre un 40 y un 60% las emisiones de compuestos químicos y casi completamente las partículas en suspensión y el dióxido de azufre, principales causantes de los problemas respiratorios.

Por ello, el gas natural se perfila como la fuente de energía para preservar el entorno, cuidando la calidad del aire que respiramos y garantizando el mayor bienestar dentro y fuera del hogar.

El gas natural no solo es la opción más beneficiosa para el medioambiente sino también, para la salud. | Fuente: www.shutterstock.com