Recomendaciones para hacer frente a las bajas temperaturas de invierno

Hoy inicia oficialmente el invierno. Especialistas brindan recomendaciones para mantener el calor corporal durante momentos de frío.

La alimentación también ayuda a combatir el frío. La nutricionista Sara Abu Sabbah comenta que beber líquidos calientes y comer alimentos ricos en capsaicina pueden dar sensación de calor.

El cambio de clima, ante el inicio del invierno, han llevado a muchos a intentar buscar modos para resguardarse del frío y así evitar enfermedades respiratorias. Si bien en Lima, a diferencia de otras ciudades del país, no se presentan estas temperaturas extremas, la cifra de humedad relativa, superior a 73%, incrementa la sensación de frio en la capital. En ese caso, las personas que viven en zonas altoandinas deben abrigarse adecuadamente usando prendas de materiales sintéticos puede ayudar a mantener la temperatura corporal y contrarrestar el frío.

La ropa elaborada de algodón puede ser útil para en estas temperaturas, pero siempre acompañada de otras prendas que ayuden a mantener el calor, como las fabricadas en telas sintéticas como nylon, poliéster y polipropileno. Si bien la lana es usada como un tejido invernal, este no aporta calor. Las zonas para abrigarse con mayor incidencia son los pies, las orejas, la boca y la nariz. El polar es una buena opción. Las prendas de este material sintético ayudan a mantener la temperatura y su fácil elaboración favorece a su bajo precio.

La congelación es un riesgo al que se enfrentan las personas expuestas a bajas temperaturas. Estas heridas pueden afectar la nariz, el mentón y los dedos, causando también una amputación. La especialista comenta que el primer signo es el cambio en la coloración de la piel. El área puede cambiar a blanco o gris un tanto amarillento. Además, se siente más rígida que de costumbre y con una apariencia lustrosa.

La alimentación también ayuda a combatir el frío. La nutricionista Sara Abu Sabbah comenta que beber líquidos calientes y comer alimentos ricos en capsaicina pueden dar sensación de calor. | Fuente: Getty Images | Fotógrafo: Alextype

Alimentación. La nutricionista Sara Abu Sabbah comenta que una buena forma de combatir el frío es beber líquidos calientes. Además, la especialista explicó que existen dos grandes grupos de alimentos: aquellos que naturalmente son calientes por su temperatura, como el café o el emoliente; y, otros que por su naturaleza o composición generan calor, como los alimentos picantes.

“El ají, el rocoto, entre otros, tienen un componente que se denomina capsaicina y que activan el metabolismo y generan calor. Por eso es conveniente usarlos en diferentes comidas, pues ayudan a mantener la temperatura”, afirma Abu Sabbah. Sin embargo, esta recomendación no es conveniente para los pacientes diagnosticados con gastritis.  

El consumo de bebidas calientes de bajas calorías es importante durante temporadas de frío extremo. “Si una persona tiene frío y el cuerpo le pide consumir algún alimento, es mejor consumir bebidas calientes y bajas en azúcar, porque si no uno está aumentando las calorías innecesariamente y eso se va a ir acumulando en el cuerpo si uno no hace más actividad”, dice la especialista.

La ingesta de estos alimentos que ayudan a mantener el calor corporal, en casos de frio extremo, debe ser con mayor frecuencia. Además, esta debe complementarse con una dieta balanceada. “Hay que comer huevo y ensalada de verduras que es posible que no integremos a nuestra dieta por la sensación de frío. […] Es importante que se consuman todo grupo de alimentos para reforzar el sistema inmunológico y evitar las infecciones”, comenta.

Tome nota. Si vive en una zona de difícil acceso, almacene alimentos no perecibles y agua embotellada. Además, tenga una reserva de leña o carbón para cocinar y que funcionen a modo de calefacción. No olvide tener cerca una radio a pilas, linternas, fósforos, velas y botiquín de primeros auxilios.

En cuanto a la ropa de abrigo para usar, lo principal es tener vestimentas de materiales aislantes del frío, como el polar, usado en mantas, ponchos, casacas, entre otras. Otra idea para contrarrestar los efectos del frío, está el uso de varias frazadas para dormir.