Talleres de youtubers y de emprendimientos, así cambiaron las vacaciones útiles

Las nuevas generaciones quieren aprender a desenvolverse en espacios virtuales, tienen una necesidad de distracción, socialización. Desarrollan inteligencia emocional y autonomía.

Las vacaciones útiles de los millennials y centennials difieren de las generaciones anteriores, porque ahora los niños y adolescentes quieren aprender a desenvolverse en espacios virtuales, tienen una necesidad de distracción y socialización que traspasa el ámbito físico.

Por ejemplo, están los talleres de youtubers, para quienes aspiran a tener el éxito alcanzado por Yuya y German, considerados entre los celebrities del siglo XXI. Estos cursos de corto plazo prometen desarrollar habilidades de expresión artística, aprender a crear y contar historias, así como producción de videos.

Los intereses asociados al Internet y la tecnología se han expandido entre los más jóvenes, gracias al uso de los celulares y computadoras. "Lo importante es que ellos siempre estén interactuando con otros, porque eso los llevará a desarrollar habilidades sociales e interpersonales", señala Rocío Chirinos, especialista en educación en educación personalizada.

Según la experta, es importante que los niños aprendan a organizar su tiempo libre y resolver conflictos. También deberían desarrollar inteligencia emocional y autoestima.

Otras nuevas opciones son los talleres de emprendimiento, como las clases de mini chef, porque así desarrollan autonomía.

Las clases de mini chef, son emprendimiento que enseñan al niño a desarrollar autonomía. | Fuente: Getty Images

Pero, ¿cómo elegir la mejor opción en vacaciones útiles? Chirinos sugiere que los padres hagan un diagnóstico sobre el desenvolvimiento escolar de sus hijos. No recomienda sobrecargar el tema académico, pero sí abordar la asignatura de forma lúdica. Por ejemplo, jugar ajedrez ayuda a la comprensión matemática.

Deberían matricularlos en cursos acordes a su personalidad, gustos y  preferencias, los cuales deben brindarles relajación y diversión. La elección de las actividades deberían considerar los intereses de los hijos.

Aquellas opciones que no pasan de moda, son los cursos que promueven la actividad física, las artes y los deportes. Al respecto, Horacio Vargas, psiquiatra del Instituto Nacional de Salud Mental “Honorio Delgado - Hideyo Noguchi”, recomienda: "Oratoria o expresión corporal para que el niño pierda el miedo o vergüenza,  clases de baile, teatro o artes marciales, para que ellos sean más activos, pintura y dibujo, clases de algún instrumento musical, cerámica, tallado y manualidades. Además, vóley, básquet, natación y atletismo para que los niños liberen sus energías y sean más creativos”.

El especialista aclara que las vacaciones no son sinónimo de descontrol, los padres deben seguir respetando los horarios establecidos de sueño y comida, aunque no con tanto rigor como en la época escolar. "Las vacaciones deben ser periodos de descanso y a la vez de recreación de los niños".

Finalmente, la pedagoga Rocío Chirinos destaca que los niños deberían realizar actividades al aire libre en vez de estar encerrados entre cuatro paredes. "Para los padres de menores recursos adquisitivos, las municipalidades ofrecen alternativas a costos reducidos, de lo contrario, pueden planificar actividades con los vecinos".