Naranja y otros alimentos que ayudan a prevenir resfríos en otoño

Mañanas frías y con neblina, característicos de esta estación, pueden incrementar los riesgos de padecer males del sistema respiratorio. Conoce los cuatro alimentos que funcionan como un escudo ante estas enfermedades.
| Galería: 3 Fotos
Naranja. Un alimento ideal para esta estación. Su alto contenido en Vitamina C favorece a la absorción del hierro. Consumir esta fruta, así como kiwi, limón y cerezas, ayuda a la producción de glóbulos blancos. | Fuente: Getty Images | Fotógrafo: Mehmet Hilmi Barcin

El otoño ha llegado y trae consigo mañanas con neblina y cambio de temperatura a lo largo del día. Además de estar relacionado con enfermedades respiratorias. Gripe, resfríos, crisis de asma y alergias son algunas de las complicaciones del sistema respiratorio que podemos padecer. La alimentación y la aplicación de hábitos saludables pueden ayudar a disminuir los efectos negativos. Conoce algunos de los alimentos que nos ayudan a prevenirlos en la siguiente lista.

Cebolla. Este alimento originario del sudeste asiático, tiene elementos activos que funcionan como un antiséptico que reduce el riesgo de infecciones bacterianas. Además, la glucoquinina disminuye niveles de glucosa en la sangre, lo que previene la diabetes.

Yogurt. Se debe preferir las versiones naturales, sin preservantes ni aditamentos. Los alimentos probióticos favorecen la restitución de la flora bacteriana y potencializa nuestro sistema inmunológico.

Naranja. Un alimento ideal para otoño. Su alto contenido en Vitamina C favorece a la absorción del hierro. Consumir esta fruta, así como kiwi, limón y cerezas, ayuda a la producción de glóbulos blancos, lo que aumenta nuestras defensas inmunológicas.

Ajo. Este alimento no solo ayuda a la preparación de guisos, sino también tiene propiedades bactericidas por su alto contenido de alicina. Además, su composición de elementos sulfurados facilita la circulación sanguínea.

En esta estación se debe preferir el consumo de comidas calientes o calóricas y un mayor cuidado en la hidratación de la piel. Se deben reforzar los cuidados en las poblaciones de riesgo: bebés, niños y adultos mayores, ya que están más propensos a desarrollar enfermedades respiratorias.

Prevención. Abrigarse y evitar los ambientes cerrados son las principales recomendaciones para evitar el contagio y la propagación de las enfermedades respiratorias y sus complicacinoes. Evite, también, los cambios bruscos de temperatura. Además, tenga un myor cuidado en el lavado de manos, ya que la piel es el principal medio de contagio de estos males.