¿Cómo enfrentar la muerte de un ser querido?

El 2 de noviembre se celebra el día de todos los difuntos. Sepa más acerca del proceso de duelo, cómo vivirlo, cuánto tiempo dura y cómo superarlo.

El duelo es como un túnel del cual en algún momento vas a salir. Con esa idea Héctor Figueroa, jefe de pastoral de la Misión Cementerio Católico Parque del Recuerdo, explica que todo duelo es un proceso el cual cada familia lo vive de forma personal. 

“Con la muerte de un ser querido ocurre una crisis en la familia, cambios en los estados de ánimo y en las relaciones. La familia tiende a aislarse”, explicó Figueroa y dijo que el duelo es un proceso que puede durar entre 6 y 12 meses en promedio.

Para el experto, el duelo tiene varias etapas: La persona se conmueve con la muerte del ser querido, niega la situación, lo que hace difícil el trato con otras personas, hay una sensación de culpa y enojo, de tristeza y en algunos casos depresión, y finalmente llega la aceptación.

En estos casos Figueroa precisó que es necesario aprender a desapegarse del difunto y que el propio proyecto personal no se trunque , así como aprender a perdonarnos a nosotros mismos por lo que no hicimos con la persona fallecida

Finalmente, señaló como la fe ayuda a superar la pérdida de un ser querido. “La oración y de las visitas a sus seres queridos en los cementerios es una ocasión importante de rezar y encontrarse con estas personas”, indicó.

Explicó la importancia de creer en la vida eterna para aceptar la muerte del familiar y la propia. “Así como la muerte ha llegado a su padre o madre,  a esa persona también le va a llegar. Estos comentarios son positivos en la persona y los ayuda bastante en la aceptación”, dijo.

Consejos prácticos que ayudarán a vivir el duelo:

- Eximirse de responsabilidades mayores
- Tener paciencia con uno mismo
- Hablar de lo ocurrido con personas de confianza y compartir las emociones
- Procurar momentos gratificantes, constructivos, que nos den paz, y  ayuden en el proceso.  Ir al campo, a la playa, etcétera.
- Darse tiempo para el desahogo, por ejemplo a través del llanto.
- Rezar
- Darle un sentido de trascendencia y esperanza a lo ocurrido.
-Comer y descansar lo necesario

Lo que debe evitar hacer durante el duelo:

-Aislarse y rechazar la ayuda de terceros.
-Victimizarse
-Sentirse culpable y desleal con el difunto.
-Imponerse actitudes de falsa fortaleza. Diciendo: “No me afecta que mi familiar haya fallecido”, etcétera.
-Deshacerse de recuerdos (fotos, cartas, etcétera), pues se está negando una realidad.
-Querer reemplazar a la persona que ha partido, como tener un hijo nuevo, casándose, etcétera.
-Idealizar al difunto, es decir, no reconocer que lo que hizo estuvo bien o mal.
-Recurrir al alcohol, fármacos o drogas o cualquier otro medio de fuga de la realidad.
- No compararse con personas que viven el duelo de otro modo. Casa uno tiene su etapa. Es un momento muy personal.