Cómo tomar chocolate y no sentir culpas

La nutricionista Sara Abu Sabbah aseguró que por su alto valor nutricional, esta bebida tradicional de Navidad puede ser tomada todo el año.
Lo importante es asegurarse de que el chocolate que usemos sea pasta de cacao.
Lo importante es asegurarse de que el chocolate que usemos sea pasta de cacao. | Fuente: Getty Images

La Navidad se acerca y está comprobado que en esta fiesta solemos desordenar nuestra rutina alimentaria por las deliciosas ofertas gastronómicas que nos rodean e inevitablemente subimos de peso. Pese a todo, el infaltable chocolate caliente no puede dejar su puesto en las mesas de Noche Buena. La nutricionista Sara Abu Sabah nos ayuda a vivir este tiempo de tradiciones familiares sin remordimientos, brindándonos útiles recomendaciones para prepararlo y beberlo:

Identifica un buen chocolate

Lee las etiquetas. El único ingrediente debe ser pasta de cacao. No debe contener azúcar. Puede tener también manteca de cacao. Ambos ingredientes, en conjunto, forman un alimento nutritivo.

Decide cómo lo vas a preparar
Hay dos opciones diferentes:
-Pasta de cacao, agua y un poco de azúcar.
-Pasta de cacao, agua, leche y azúcar.

Para una taza de chocolate solo se requieren 10 gramos de pasta de cacao. | Fuente: Getty Images

Para beneficiarse con los nutrientes del chocolate caliente, es preferible beberlo sin leche. Sin embargo podemos consumirlo con leche entera  (190 calorías por taza), con leche baja en grasa (178 calorías por taza) o leche descremada (158 calorías por taza).

Además, en lugar de azúcar, se puede endulzar con miel de agave (cactus) u hojas de estevia. Ambos dan un sabor dulce, sin aportar calorías y no tienen impacto en la sangre, por lo tanto es ideal para personas con diabetes.

Económico y nutritivo. Debido a su bajo costo y su alto valor nutricional es una bebida que puede ser consumida todo el año.

La licenciada Sara Abu Sabbah precisa que para una taza de chocolate solo se requieren 10 gramos de pasta de cacao, ingrediente que provee antioxidantes beneficiosos para la salud cardiovascular, hierro y otras vitaminas.

Debido a su cuota de energía, los mejores momentos para tomarlo son: por la mañana, a media mañana o a media tarde. Advirtió, además, que no debe ser acompañando con comida porque por su cantidad de manteca puede generar indigestión.