La dieta milagrosa no existe: tres errores que cometemos al querer bajar de peso

La búsqueda de la dieta milagrosa es uno de los mayores retos de las personas alrededor del mundo. Sin embargo, esta no es más que una ficción: cada organismo es diferente y necesita de necesidades particulares.

Bajar de peso | Fuente: Getty Images

Se acerca el verano y uno de los mayores retos es lograr una figura envidiable. Muchos se sumergen en Internet en la búsqueda de la dieta milagrosa que les ayude a bajar de peso rápidamente y permita que puedan perder kilos en un abrir y cerrar de ojos. Si bien algunos puedes encontrar el régimen alimenticio que les ayude a perder peso, esta no es una regla para todos. La nutricionista y vocera de la Sociedad Nacional de Pesquería (SNP) Lorena Romero comparte los tres mayores errores que cometemos al querer bajar de peso.

1. No tomar en cuenta la digestión: Una mala digestión afectará el objetivo de querer bajar de peso porque los nutrientes no serán procesados ni utilizados adecuadamente, lo cual es básico si queremos mantener activo nuestro metabolismo. Además, una mala digestión contribuye a la hinchazón abdominal; así que podríamos estar bajando de peso pero si tenemos el abdomen inflamado o con malestar, ni siquiera lo vamos a notar porque el abdomen se nos vería prominente.

Baja de peso | Fuente: Getty Images

2. No comer carbohidratos: Tal vez este es el error más común. Para perder peso dejan de comer arroz, pasta, papa, camote, etc. Es decir todos los carbohidratos. Lo que se debe tomar en cuenta es que si comemos malos carbohidratos, los refinados por ejemplo, de seguro subiremos de peso. Pero si comemos carbohidratos saludables vamos a tener más energía, metabolizaremos mejor los nutrientes y por supuesto lograremos estar en nuestro peso ideal. Comer pescados de carnes oscuras acompañados de verduras es ventajoso porque son bajos en calorías y altos en proteínas. Podemos prepararlos al vapor, a la plancha o al horno.

3. Hacer una dieta 'relámpago': aquí me refiero a hacer una dieta específica al pie de la letra pero sin pensar a largo plazo. Debemos recordar que el verdadero objetivo de “hacer dieta” es el de crear hábitos saludables y sostenibles. De nada sirve seguir a la perfección cualquier dieta durante un par de semanas si luego, cuando la terminemos, volveremos a nuestros malos hábitos anteriores y por supuesto a nuestro peso anterior