Nueva regulación de productos procesados en Norteamérica busca controlar la obesidad

El nuevo tratado comercial firmado por Estados Unidos, Canadá y México que los tres países puedan usar el etiquetado frontal en los alimentos procesados, una medida que busca controlar el índice de obesidad en América.

El etiquetado frontal de alimentos procesados es permitido en Norteamérica. | Fuente: Getty Images | Fotógrafo: nkbimages

El Consejero Médico de RPP Noticias, Elmer Huerta, comentó que el nuevo acuerdo comercial entre Estados Unidos, México y Canadá ayudará reducir el nivel de obesidad en América gracias a que permite utilizar, sin obstáculos, el etiquetado frontal en los alimentos procesados, medida de regulación que fue inventado por Chile.

"Este tipo de medidas comerciales de carácter internacional son importantes porque existen antecedentes en que en la región norteamericana la industria de alimentos procesados quiso usar el acuerdo del NAFTA para bloquear el etiquetado de alimentos", comenta.

The New York Times explica que cuando Canadá quiso regular mediante el etiquetado, el comercio de productos procesados, “mucha gente se movilizó frente a eso y se logró detener”.

Sin embargo, en este nuevo tratado norteamericano que entrará en vigencia el 1 de enero del 2020, se removió la cláusula que pretendía limitar los signos de advertencia en los productos procesados de los tres países.

“Es una excelente noticia de que estos etiquetados frontales, que son el último modelo de este tipo de advertencias para que los consumidores compren un producto sabiendo lo que compran, tiene luz verde en EE. UU., Canadá y México”, sostiene Huerta.

De esta forma se reducirá el nivel de obesidad, justamente en países americanos que lo lideran como México, en primer lugar; Estados Unidos, segundo lugar; Chile, que está en tercer lugar; y el Perú que se encuentra en cuarta posición.

Ley de Alimentación Saludable | Fuente: ANDINA

ETIQUETADO EN PERÚ

La Ley de Alimentación Saludable enfoca en tres aspectos: un nuevo etiquetado que muestre en colores (al estilo semáforo) los niveles de componentes nutricionales, un plan de educación nutricional que incluya a escolares, profesores y padres de familia y la creación de un Observatorio de Nutrición y del Estudio de Sobrepeso y Obesidad que desarrolle nuevas formas de vencer la enfermedad y que fomente una cultura de prevención.