Un puñado de nueces al día puede cambiarte la vida

Este tipo de fruto seco es considerado un superalimento y estudios confirman su potente contribución en la prevención de enfermedades graves.
Las nueces al comerse crudas y sin tostar permiten aprovechar antioxidantes más potentes, que reducen el riesgo cáncer y enfermedades cardíacas. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Getty Images

Las nueces por su contenido de grasas buenas y fibra, son alimentos que previenen enfermedades de gran incidencia mundial y, al contrario, de lo que se creía contribuyen a mantener el peso ideal.

Una investigación publicada en la revista BMC Medicine, analizó 29 estudios sobre los frutos secos y su impacto en la salud. Esta revisión abarcó una muestra compuesta por 800.000 personas que encontraron notables beneficios.

Las “grasas buenas” de las nueves evitan el estrechamiento de las arterias y, por ende, reducen el peligro de las enfermedades al corazón. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Getty Images

Las personas que consumieron a diario alrededor de un puñado (20 gramos aproximadamente) de, por ejemplo, nueces, avellanas o almendras, demostraron reducir las posibilidades de diabetes en un 40 %, enfermedades al corazón en un 30 %, cáncer en un 15 % y 22 % menos riesgo de morir prematuramente por cualquier causa.

Además, disminuyeron a la mitad el peligro de muerte por enfermedades respiratorias.

Al contrario de lo que se creía, las nueces contribuyen a mantener el peso ideal. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Getty Images

Los científicos encontraron que la nuez contenía más antioxidantes polifenoles que cualquier otro fruto seco y al comerse crudas y sin tostar, se obtenía mayor potencia de esos compuestos.

“Están llenos de antioxidantes que pueden combatir el daño a las células que pueden desencadenar el cáncer”, señala la revisión.

Pero este tipo de superalimento además contiene bastantes aceites que ayudan a la saciedad y hacen que las personas coman menos veces al día. Una propiedad precisa para no ganar peso.      

Los ácidos grasos monoinsaturados y ploiinsaturados, que son considerados “grasas buenas” evitan el estrechamiento de las arterias y, por ende, baja el riesgo de enfermedades cardíacas.

A diferencia de otros frutos secos, las nueces al comerse crudas y sin tostar, permite que sus componentes se mantengan más potentes. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Getty Images