7 conductas por las que muchos engordan en verano

En verano muchas personas tienden a incrementar la ingesta de grasas, alcohol y carbohidratos; a saltarse comidas y a comer a deshoras, lo que evidentemente hará que ganen peso.
En verano las personas se relajan y se permiten ciertos excesos que más tarde pueden pasar factura. | Fuente: Getty Images

Verano es la estación en la que las personas tienden a relajarse y permitirse algunos excesos que más tarde pueden pasar factura y manifestarse a través de unos kilitos de más.

Para evitar eso no es necesario dejar de comer o de asistir a reuniones y fiestas, solo hay que medirnos para no echar a perder todo el esfuerzo que nos costó llegar al verano en buena forma.

En ese sentido, Sodexo, empresa líder en Integración de Servicios de Calidad de Vida, dio a conocer cuáles son los principales conductas de las personas que hacen que engorden en verano.

Comer a deshoras: No desayunar correctamente hace que te de hambre a media mañana, lo que te obliga a comprar snacks que probablente no sean muy dietéticos y te hagan subir de peso. Lo ideal es llevar desde la casa frutas, frutos secos, barras de cereales o chips vegetales y agua, siempre agua.

Cena demasiado abundante: En vacaciones de verano, muchas personas tienen la costumbre de comer liviano durante el día y en la noche comen en exceso sin considerar que esas calorías ingeridas no las queman y que la digestión es más lenta, lo que dificulta el sueño. La recomendación es una cena ligera.

Cuidado con el alcohol: En verano abundan las reuniones y fiestas con los amigos, lo que evidentemente favorece al consumo de alcohol. En ese sentido, debes tener cuidado con lo que tomas. La mejor opción es cerveza light ya que tiene menos calorías.

Exceso de helados: El extenuante calor de verano nos invita a consumir helados, por su sabor y efecto refrescante. El problema es que estos alimentos son ricos en calorías, por lo que los especialistas recomiendan preferir los helados de agua o los caseros.

Comer mucho fuera de casa: En vacaciones de verano es normal salir a comer afuera, ya sea con la familia o los amigos, el secreto está en ordenar algo sencillo y sin salsas.  

Exceso de productos light: Muchas veces, pensando en bajar o mantener el peso, se abusa de los productos light. Por lo mismo, se recomienda leer muy bien el etiquetado y respetar el tamaño de la porción aconsejada.

Cenar demasiadas frutas: Algunas personas creen que como las frutas tienen pocas calorías no van a engordar si las consumen todo el día. No obstante, hay que considerar que la fruta contiene azúcares simples que al no quemarse se transforman en grasas y se almacenan. Lo ideal es consumirlas en el desayuno o después de almuerzo pero no en la noche.