Alcohol, vida sexual y Viagra ¿Son compatibles?

Un poco de alcohol puede ayudar a una vida sexual satisfactoria y a la acción del Viagra. Pero sería mejor evitarlo.

Por lo general es imposible no asociar alcohol con la vida de algunos hombres. Por ese motivo, es importante dejar en claro cómo afecta el organismo y otros aspectos de la vida como por ejemplo el sexual.

 

Empecemos por decir que si toma, intente no hacerlo en demasía ya que el daño neuronal es alto. Cuando tenemos una intoxicación etílica se destruyen muchas neuronas, además de hacer que sufran otros órganos como los riñones, el hígado, el estómago, que por ejemplo, suele verse afectado por un exceso de alcohol, ya que cuando este produce etanol irrita las paredes estomacales causando malestar que puede derivar en una gastritis.

 

Hablemos de sexo

 

Ahora bien, pasando al tema sexual, muchos hombres pueden pensar que el asunto está resuelto haciendo uso de la clásica pastillita "levanta muertos", ideal para una buena relación sexual, en realidad la cosa pasa por ahí, pero tampoco es tan sencillo como se piensa.

 

Si bien lo ideal en estas drogas inhibidores de la fosfodiesterasa tipo V (Viagra), facilitadoras de la erección, es que no tenga interferencia de absorción por contenido gástrico. También es ideal y recomendable no comer dos horas antes de la administración de la droga y una hora después, en especial alimentos grasos.

 

"Con la ingesta de alcohol sucedería lo mismo, si es en grandes cantidades, pues el alcohol también disminuiría la absorción de la droga. Recordemos que no es recomendable tener relaciones sexuales con el estomago completamente lleno o después de haber ingerido grandes cantidades de licor por los eventos cardiovasculares que pudieran suceder debido al secuestro sanguíneo que post digestión se da a nivel gástrico, intestinal, hepático y esplénico", señala el Dr. Máximo Lazo Núñez de la Clínica Concebir.

 

Agrega, sin embargo que pequeñas cantidades de licor no interferirían con la absorción de los facilitadores de la erección y más bien serviría como relajante afrodisíaco para facilitar el terreno del evento sexual; en cambio grandes cantidades de licor actuarían entorpeciendo el evento sexual debido a que se comportaría como un depresor del sistema nervioso central habiendo tendencia al sueño además de afectar el sistema cardiovascular por su toxicidad.

 

Ya lo sabe si quiere ser galardonado por su pareja, evite consumir grandes cantidades de alcohol, de lo contrario, los más recónditos secretos y sabidas argucias para darle vida a su inseparable compañero de batalla, lo dejarán tendido en la lona. Usted decide.