Casos de hongos en pies y uñas se triplican en el verano

En las uñas, el tratamiento para combatir los hongos dura de seis a diez meses, mientras que en el resto de la piel entre dos o tres semanas.
Sisol

Uno de los problemas más frecuentes en el verano es la aparición de hongos, usualmente en la piel y uñas.

Especialistas del Sisol señalan que en esta época del año la incidencia de casos se triplica debido a un mayor contacto con el agua y frecuente sudoración por el aumento de la temperatura y humedad en el ambiente.

Comúnmente se presentan los llamados “dermatofitos” o “tiñas”, una infección superficial por hongos de la piel, pelos y uñas, que se trasmite por contacto directo al tocar a una persona o mascotas infectadas.

Pero no solo eso, también al contactarse con los hongos que suelen ubicarse en superficies húmedas como suelo de los baños, piscinas o gimnasios.

La doctora Angélica Contreras, dermatóloga del Sisol de Mirones, sostuvo que en los meses de verano el número de casos se eleva en un 200 por ciento, siendo los pies, las uñas de los pies, y la zona del pliegue inguinal (entre pierna) las más afectadas.

En la mayoría de casos el tratamiento es simple en base a cremas y pastillas. En las uñas, el tratamiento dura de seis a diez meses, mientras que en el resto de la piel entre dos o tres semanas

Es aconsejable hacer limpieza y depilación de la zona afectada, y limar y cortar las uñas infectadas para facilitar la acción de los antimicóticos (medicamentos).

En las tiñas del cuero cabelludo, barba o zonas velludas, se recomienda lavar con champús, sulfato de selenio, o aplicar lociones con sulfato de zinc, cobre, o potasio si la zona está muy inflamada.

Para evitar el contagio de hongos no camine descalzo en ambientes extraños, sobre todo en piscinas, saunas o en duchas públicas, usar sus propias toallas o sandalias de baño.

Evite caminar descalzo por las alfombras o los pisos de la casa, seque bien el cuerpo después de la ducha, especialmente entre los dedos de los pies, las axilas, y pliegues cutáneos.

Use ropas íntimas de algodón, evite las fibras sintéticas (nylon), no use por mucho tiempo mallas ni ropas mojadas.