Clóset de invierno puede generar alergias debido a los ácaros

Los ácaros originan el 50% de las alergias en las personas. Se reproducen con más rapidez en cajas o cajones donde dejamos ropa y objetos durante mucho tiempo.
Foto: Difusi

La llegada del invierno nos obliga a cambiar por completo las prendas del closet o el armario. Es así que sacamos los abrigos, las chompas y los buzos para reemplazar las ropas menudas y ligeras de verano. Aparentemente ahí no sucede nada. Sin embargo, en ese cambio de prendas se origina uno de los males más comunes que atacan al ser humano: la alergia a los ácaros.

Según el Dr. Óscar Barrenechea, médico de Quilab, División Farmacéutica de Química Suiza S.A., los ácaros originan el 50% de las alergias en las personas y se reproducen con más rapidez en las cajas o cajones donde dejamos ropa y objetos durante mucho tiempo, debido a la acumulación de polvo, como es el caso de las prendas guardadas según la estación del momento.

"Hay que tomar en cuenta que la alergia a los ácaros se produce por la aspiración de los restos de ácaros muertos y sus deposiciones, las cuales se intensifican durante el invierno porque las casas están menos ventiladas y calientes, entonces los ácaros producen reacciones respiratorias como el asma y la rinitis", dijo el galeno.

Igualmente, informó que las personas alérgicas a los ácaros están propensas a desencadenar otro tipo de reacciones con algún otro alergénico.

Por otro lado, el Dr. Barrenechea alertó que los niños no son inmunes a esta dolencia, sino por el contrario son más sensibles a los ácaros.

Para evitar este mal, el galeno recomendó sacudir la ropa al aire libre y lavarla antes de comenzar a usarlas durante el invierno.

Asimismo, ventilar todos los días la casa y desempolvar los muebles a menudo, ya que un gramo de polvo puede contener miles de ácaros, por lo que es difícil deshacerse completamente de ellos.

Los ácaros son de la familia de los arácnidos, invisibles para el ojo humano. Existen alrededor de 50 mil variedades, siendo los más comunes, dos especies que habitan en el polvo y que son causantes de la mayoría de alergias en las personas.