¿Cómo afecta el humo de la pirotecnia a nuestra salud?

Se debe tener mayor cuidado con las personas que padecen de asma y rinitis; de igual forma con los niños alérgicos y con los adultos mayores.

La inhalación de humo producido por los fuegos artificiales puede provocar infecciones respiratorias severas y hasta bronco espasmos que terminarían con la vida del afectado, indicó la doctora Doris La Chira, neumóloga del hospital Sisol.

“Las emanaciones que producen el reventar cohetes o la quema de llantas son gases tóxicos que irritan la mucosa de las vías respiratorias haciendo más propicio un ambiente especial para que proliferen las bacterias y se produzca una infección sobre agregada basándose en un problema alérgico como por ejemplo en los asmáticos”, precisó a RPP Noticias.

Según la especialista, los órganos más afectados son la nariz, garganta, y los pulmones, los que se complican a través de una bronquitis, y si además son pacientes que tienen un sistema de defensa muy bajo definitivamente podrían recrudecer en una neumonía. Esto se presenta más severamente en niños y ancianos.

Indicó que se debe tener mayor cuidado con las personas que padecen de asma y rinitis; de igual forma con los niños alérgicos y con los adultos mayores.

“Si ven que la nariz se empieza a tupir deberían retirarse a un lugar más oxigenado, ya que el estar sano no quiere decir que no pueda sufrir de un bronco espasmo repentino que lo conduzca a una atención de emergencia. El ardor en los ojos, las nauseas, vómitos y la presión en el pecho son síntomas de la falta de oxigeno”.

Para Doris La Chira, una vez que ingresa ese humo a nuestros pulmones los quema y los convierte en una especie de jebe, limitando su funcionamiento, lo que se conoce como una fibrosis pulmonar.

“Esto les impide captar el aire haciendo inclusive inútil el uso de inhaladores. La inhalación de gases tóxicos en forma frecuente quema el pulmón y hace que este no se recupere jamás”.

Además d,  evitar la inhalación de sustancias tóxicas, recomendó a la población tener una buena alimentación y buena higiene, que son factores que nos ayudarán a evitar estas infecciones respiratorias frecuentes.