Descubren cómo los tumores se esconden del sistema inmune

Tumores pueden crear un microentorno tolerante y evitar un ataque del sistema inmune, imitando características clave de los nodos linfáticos.
Foto: Archivo
Científicos suizos han descubierto uno de los mecanismos que los tumores utilizan para escapar al sistema inmunitario del cuerpo, consistente en imitar a los nodos linfáticos, lo que abre nuevas perspectivas para el tratamiento del cáncer.

El estudio realizado por científicos de la École Polytechnique Fédérale de Lausana (EPFL) y publicado en la revista Science, demuestra cómo los tumores pueden crear un microentorno tolerante y evitar un ataque del sistema inmune, imitando características clave de los nodos linfáticos.

"El tumor engaña al cuerpo para que piense que se trata de tejido sano", afirma en el estudio su autora principal, Melody Swartz, jefa del laboratorio de Bioingeniería Linfática y del Cáncer (LLCB) y profesora de la EPFL.

Como la mayoría de los tumores sólo prosperan si escapan al sistema inmunitario, el descubrimiento de uno de los mecanismos por el que eluden las defensas del organismo es un importante paso para futuras terapias contra el cáncer, señalan los autores.

El hallazgo también pone de relieve el papel clave del sistema linfático en los procesos cancerosos.
"Ya se sabía que los tumores inducen un crecimiento linfático y que se extienden a través de los vasos linfáticos a los nodos linfáticos, pero no se sabía cómo pueden secuestrar el sistema linfático para manipular el sistema inmune", dijo a Efe Swartz.

Swartz y su equipo investigaron cómo los tumores inducen una tolerancia inmunológica, lo que les permite crecer y extenderse.

Y concentraron sus esfuerzos sobre una proteína normalmente presente en nodos linfáticos sanos y que atrae a las células T (glóbulos blancos que coordinan la respuesta inmune celular) y las programa para llevar a cabo funciones inmunitarias vitales.

Los científicos descubrieron que algunos tumores pueden secretar esta proteína para transformar su capa externa en tejido similar al de los nodos linfáticos.

Esta capa externa (estroma) a su vez atrae y reprograma las células T del sistema inmunitario para que reconozcan al tumor como amigo y no como enemigo, con lo que éste pasa desapercibido para el sistema inmunitario.

"El hallazgo de que los tumores pueden atraer células T regulatorias y educarlas tiene importantes implicaciones para la inmunoterapia de los tumores", afirmó Jacqui Shields, de la LLCB, coautora del estudio.

Éste también abre nuevas áreas de investigación sobre la interacción entre el sistema linfático y el cáncer, según sus autores.

Swartz dijo que otra de las importantes implicaciones terapéuticas del descubrimiento es "aprender de los tumores", lo que podría permitir desarrollar una estrategia para evitar el rechazo inmunológico en los trasplantes.

La científica explicó a Efe que la mayoría de los tumores que se extienden deben ser tolerados por el sistema inmune, por lo que existen múltiples mecanismos para ello y éste es sólo uno de ellos.

"Pero al comprender mejor cómo los tumores utilizan el sistema linfático o imitan sus características para escapar a la inmunización comprenderemos mejor cómo evitarlo", dijo.

Según Swartz, el descubrimiento puede conducir a nuevas terapias dirigidas contra la estroma del tumor, la capa externa que imita a los nodos linfáticos.

En su estudio, Swartz y su equipo utilizaron las líneas celulares de un melanoma de ratón que expresan la quimoquina CCL21 (una proteína especial que atrae a las células T).

Un grupo de células fue modificado para lograr una sobreexpresión de esa quimoquina, mientras en un segundo grupo se impidió su expresión y un tercero fue usado como control.

"Observamos que el grupo de control y en el que hubo una sobreexpresión indujeron una tolerancia inmunológica, pero no el grupo en el que no se expresó esa proteína", señaló Swartz.

-EFE