Glaucoma: Nueve datos que debes saber sobre esta enfermedad

Se le conoce como el ladrón silencioso de la visión, porque no da síntomas. La persona puede tener presión intraocular elevada y no tener ningún síntoma ni molestia.
minsa

El Día Mundial del Glaucoma se celebra este jueves 12, y para conmemorarlo no ya mejor manera que saber más acerca de esta enfermedad, considerada la primera causa de ceguera en el Perú y en el Mundo.

En ese sentido, la web española ABC, consultó con las doctoras Amparo Carrero Collantes, del Instituto Médico Quirúrgico de Oftalmología del Hospital Vithas Nuestra Señora de América, y Susana Duch, directora de la Unidad de Glaucoma y de la Unidad de Traumatología Ocular de Innova Ocular ICO Barcelona, quienes resolvieron las dudas más frecuentes sobre esta enfermedad.

¿Qué es el glaucoma?

El glaucoma es una patología oftalmológica. Es una enfermedad del nervio óptico consistente en una pérdida progresiva de fibras nerviosas del mismo. Esto se traduce en una pérdida progresiva de campo visual del paciente.

Aunque no presenta síntomas en su fase inicial, mientras avanza la enfermedad se van desarrollando puntos ciegos en la visión periférica, que generan graves daños en el nervio óptico.

Un diagnóstico temprano puede reducir significativamente sus consecuencias y mejorar la calidad de vida del paciente, por lo que es recomendable visitar a un oftalmólogo, sobre todo si existen antecedentes familiares. 

Hay varios tipos de glaucoma

Los más frecuentes son: el glaucoma primario de ángulo abierto, asociado a tensión ocular elevada de manera crónica, y el glaucoma primario de ángulo cerrado, asociado a tensión alta de manera aguda.

El glaucoma de ángulo abierto supone casi el 90% de los casos y suele ser asintomático, por lo que habitualmente no se detecta hasta que está en una etapa avanzada.

El glaucoma de ángulo cerrado es menos común pero requiere una atención médica inmediata. Los síntomas pueden incluir dolor grave, náuseas, enrojecimiento del ojo y visión borrosa.

¿Puedo saber si tengo glaucoma?

La hipertensión ocular que es la principal causa del glaucoma daña el nervio óptico, pero no produce síntomas. Al menos no hasta un estadío muy avanzado. En las fases iniciales no duele ni se nota ya que el desarrollo de la enfermedad es lento y progresivo. No obstante, si el oftalmólogo ha diagnosticado glaucoma en uno de los ojos, probablemente también afectará al otro aunque todavía no haya signos evidentes.

¿Cómo se detecta?

Una exploración oftalmológica completa es la única forma de saber si tenemos glaucoma. Esta exploración comprende: una medición de la presión intraocular y una exploración del fondo de ojo para valorar el estado del nervio óptico. Además, es conveniente realizar una campimetría, una prueba sencilla y no invasiva, que se realiza en la consulta del oftalmólogo, y nos indica si hay alguna alteración del campo visual del paciente en ese momento.

¿Quiénes son más propensos a padecerlo?

Todos podemos padecerlo. Sin embargo, existen poblaciones de riesgo más propensas. Aquellas personas con familiares directos afectados de glaucoma, las persones mayores de 40 años, las personas con alta miopía, las personas de raza negra, las que tienen diabetes, pacientes con traumatismos oculares previos y/o pacientes con cirugías oculares complicadas, entre otros, son los principales grupos de riesgo.

Es hereditario

Tiene un componente hereditario, por lo que los familiares directos de pacientes con glaucoma crónico tienen más probabilidades de padecerlo. Lo recomendable para estas personas es, por lo menos una vez al año, pasar una revisión oftalmólogica, para detectar si en algún momento comienza a padecerse esta¿ enfermedad.

¿Puedo quedarme ciego por glaucoma?

Sí, si no se trata adecuadamente. Es importante promover el diagnóstico temprano de la enfermedad mediante campañas de concienciación e información a la población.

¿Tiene cura?

No tiene cura pero se puede frenar su avance. El glaucoma es una patología crónica, de velocidad de progresión variable. Una vez establecido, no se puede revertir; pero podemos frenar su progresión, tratándolo a tiempo para evitar que no afecta al campo visual del paciente.

¿Se puede prevenir?

Lo único que se puede hacer es visitar regularmente a un especialista para obtener un diagnostico temprano, para que, en caso de tener glaucoma, poder seguir el tratamiento lo antes posible. Lo ideal es una toma de tensión anual a todos los pacientes, especialmente a la población considerada de riesgo.

TE PUEDE INTERESAR: