Guillain- Barré: ¿La nutrición especializada mejorar el tratamiento de este síndrome?

En estos tiempos estamos teniendo un “brote” especialmente extraño de una enfermedad que, si bien es cierto, no es infecciosa, se está comportando como tal.

Guillain- Barré | Fuente: Andina

En estos tiempos estamos teniendo un “brote” especialmente extraño de una enfermedad que, si bien es cierto, no es infecciosa, se está comportando como tal, al tener una serie inusual de casos y con una distribución muy variada en nuestro territorio. Los orígenes de esta enfermedad aún son desconocidas, existen algunos factores de riesgo asociados dentro de ellos infecciosos como los enterovirus, los virus relacionados al herpes o la influenza. Pero esto no sucede en todos los casos

Hablamos del Guillain Barré una enfermedad inflamatoria mediada por respuestas inadecuadas de nuestro sistema inmunitario. En esta respuesta inusual se destruyen las cubiertas o envolturas de los nervios periféricos del cuerpo. Estas envolturas de mielina diseñadas para protegerlos se destruyen y exponen a los nervios periféricos, afectando funciones motoras (movilización), sensitivas, llegando inclusive a poder afectar la capacidad del diafragma y otros músculos respiratorios por tanto afectando potencialmente la vida de los pacientes al no poder respirar adecuadamente.

Por tanto, en esta enfermedad tan difícil y desconocida existen algunos tratamientos que han demostrado alguna efectividad, muchos pacientes pueden llegar a necesitar ventiladores mecánicos para respirar y tener que ingresar a unidades de cuidados intensivos.

Guillain- Barré | Fuente: RPP

Un pilar esencial en el tratamiento del Guillain Barre es saber alimentar a estos pacientes. En la medida de lo posible deben alimentarse por vía oral, con alimentos lo más fácilmente digeribles posibles. Se tiene que velar en todo momento en prevenir que el paciente pueda aspirarse los alimentos y esto puede pasar porque el Guillain Barre puede afectar a los nervios que trabajan con los músculos que se encargan de deglutir (tragar) los alimentos.

En estos casos, los pacientes deben alimentarse por sondas nasogástricas, que deben evitarse lo más posible pero como ya se dijo sin exponer al paciente al riesgo de la aspiración. La alimentación debe darse con fórmulas especializadas y que permitan dependiendo del estado nutricional de cada paciente darle entre 15 a 25 calorías por kilo de peso al paciente durante los primeros 5 días de enfermedad. Este aporte de calorías tiene que estar constituida por un aporte de proteínas de por lo menos 1 gr a 1.2 gramos de proteína por kilo de peso ideal.

Como se mencionó estos pacientes pueden pasar a UCI y permanecer durante muchísimo tiempo, dependiendo de las respuestas que los pacientes puedan presentar a las terapias diseñadas para luchar contra este mal.

Es por ello que, desde el punto de vista del soporte nutricional, tienen que recibir a partir del día 5 en UCI entre 25 a 40 calorías por kilo con un aporte proteico de por lo menos 1.2 a 2 gramos de proteína por kilo de peso.

El Seguro Social (EsSalud) recordó que esta patología (Guillain Barré) no es contagiosa y es tratable. | Fuente: ANDINA

Esta estrategia está diseñada para reducir la presencia de desnutrición hospitalaria en el paciente con Guillain Barre, una condición que puede llevar a la muerte y a la presencia de una serie de complicaciones severas como las infecciones.

La nutrición especializada y el ejercicio condicionado han demostrado mejorar notablemente el pronóstico de los pacientes en cuidados intensivos y los pacientes con Guillain Barré no son una excepción. La entrega de nutrientes tiene que ser llevada a cabo por profesionales dedicados a la nutrición clínica, que son equipos multidisciplinarios de especialistas médicos, nutricionistas, químico farmacéuticos y profesionales de enfermería.

El manejo nutricional es complejo y puede llegar en algunos casos a requerir aportes de proteína a través de módulos proteicos e inclusive usar nutrición parenteral asociada. Es por ello esencial la participación en el tratamiento de esta enfermedad de equipos de soporte nutricional que evalúen, prevengan y traten la aparición de la desnutrición hospitalaria en estos pacientes.