5 pasos para aliviar la insolación

Médico dermatóloga explica la forma de atención inmediata ante casos de insolación, por una exposición excesiva al sol.
Los niños no pueden ser expuestos al sol durante un tiempo prolongado.
Los niños no pueden ser expuestos al sol durante un tiempo prolongado. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Getty Images

La insolación es muy común durante el verano, puesto que se produce por una exposición prolongada al sol. En sus casos más severos puede provocar quemaduras de segundo grado, inducir al coma o causar la muerte.

Síntomas

La persona que ha sufrido una insolación presenta mejillas y frentes ruborizadas, fiebres altas, mareos, dolor intenso de cabeza, vómitos, fatiga extrema, sed intensa, convulsiones, sudoración excesiva, entre otros síntomas.

Los afectados por una exposición intensa al sol requieren de una atención inmediata, y de ser necesaria la revisión de un médico.

¿Cómo aliviar una insolación?

Casos severos de insolación pueden inducir al coma o causar la muerte. | Fuente: Getty Images

Rosalía Ballona Chmabergo, jefa del Servicio de Dermatología del Instituto Nacional de Salud del Niños, explicó a RPP Noticias te Cuida cómo debemos socorrer a un niño que sufre de insolación, sugerencias que también se aplican en adultos.

- Retirar al afectado hacia un lugar fresco, con sombra y ventilación.

- Reposo. "La insolación es como si se hubiera recibido una carga eléctrica o radiación interna", explica la especialista.

- Descongestionar la piel con compresas húmedas en las zonas de pliegues, es decir, cuello y axilas que son áreas donde se concentra el calor. No bañarse, sino que la atención debe ser la misma que se hace para bajar la fiebre.

- No mojar el cabello. "La cabeza es por donde se dispersa el calor y si se humedece, estamos reteniendo el calor", aclara la dermatóloga Rosalía Ballona.

- Hidratación en forma fraccionada. De 1 a 2 onzas de líquido, que puede ser agua, un suero oral o alguna sustancias parecida.

¡Atención!

La dermatóloga Rosalía Ballona recuerda que los niños no pueden ser expuestos al sol durante un tiempo prolongado, porque su piel no está preparada para recibir tanta radiación.

Los niños de piel blanca son los más vulnerables a presentar quemaduras solares y llegar a casos de insolación; mientras que los de piel oscura tienen una mayor resistencia debido a la fotoprotección natural de la melanina, un pigmento que atrapa la radiación.  

La especialista la importancia de poner en práctica las medidas de fotoprotección, que incluye el uso de gorros, ropa adecuada, hidratación y bloqueador solar.