La fractura del quinto metatarsiano es la lesión más común en deportistas

La atención médica especializada determina mediante radioimágenes el tipo de lesión y su posible tratamiento médico.
Los signos y síntomas al producirse esta fractura son dolor en la zona afectada, edema (hinchazón) y dificultad para apoyar el pie contra el suelo. | Fuente: Getty Images | Fotógrafo: ClaudioValdes

El quinto metatarsiano es un hueso ubicado en el pie y forma la base del quinto dedo o el dedo más pequeño. La fractura de este hueso es muy común en el ámbito deportivo, sobre todo en aquellos deportes como el fútbol, baloncesto, rugby y béisbol, que demandan movimientos como saltos, cambios de dirección y ritmo.

Cuando se produce una fractura de este tipo se puede localizar en la base, cuello o parte media. Dentro de los tipos más frecuentes:

  • Fractura de Jones: es el tipo más frecuente y ocurre en la zona con menor presencia de circulación lo que hace que más difícil la formación del cayo óseo. Puede ser ocasionada por un traumatismo (golpe) o por estrés, esto quiere decir que la zona está sometida a un impacto constante, también por una inadecuada ubicación de los tacos del calzado deportivo.


  • Fracturas por avulsión: se producen cuando el tendón del músculo peroneo lateral corto se inserta en la base del quinto metatarsiano (hueso ubicado en el dedo pequeño del pie) tracciona la base de este por un movimiento tipo esguince o por sobre tensión de este.

Los signos y síntomas al producirse esta fractura son dolor en la zona afectada, edema (hinchazón) y dificultad para apoyar el pie contra el suelo.

Es importante la atención médica especializada para determinar mediante radioimágenes el tipo de lesión y respectivo tratamiento médico.

La fisioterapia, en estos casos, puede acelerar el proceso de recuperación utilizando la magnetoterapia como coadyuvante en la consolidación ósea, además de prevenir la atrofia (debilitamiento) muscular para que la persona se restablezca de forma adecuada a sus actividades y en menor tiempo.

En la etapa de rehabilitación, el fisioterapeuta recuperará el movimiento perdido en el periodo de inmovilización y continuará con  el proceso de recuperación y readaptación física, para evitar compensaciones y secuelas a futuro. No olvidar que una adecuada evaluación fisioterapéutica puede ayudar a prevenir este tipo de lesiones.

Los signos y síntomas al producirse esta fractura son dolor en la zona afectada, edema (hinchazón) y dificultad para apoyar el pie contra el suelo. Es importante la atención médica especializada para determinar mediante radioimágenes el tipo de lesión y respectivo tratamiento médico.

La fisioterapia, en estos casos, puede acelerar el proceso de recuperación utilizando la magnetoterapia como coadyuvante en la consolidación ósea, además de prevenir la atrofia (debilitamiento) muscular para que la persona se restablezca de forma adecuada a sus actividades y en menor tiempo.

En la etapa de rehabilitación, el fisioterapeuta recuperará el movimiento perdido en el periodo de inmovilización y continuará con  el proceso de recuperación y readaptación física, para evitar compensaciones y secuelas a futuro. No olvidar que una adecuada evaluación fisioterapéutica puede ayudar a prevenir este tipo de lesiones.