Maternidad después de los 40 años

Si tienes 40 años o más y quieres ser mamá, es posible tener un embarazo que llegue a buen término, pero es importante consultar con tu ginecólogo sobre tu caso particular, ya que toda mujer es diferente, y estar bien informada y orientada al respecto.

Embarazo | Fuente: Getty Images | Fotógrafo: FatCamera

En las últimas décadas, las mujeres han logrado un avance en cuanto a su desarrollo personal y profesional. El hecho de tener estudios universitarios, posgrados y trabajar, hace que se postergue algo que, hasta hace poco, era casi prioritario: la maternidad. Por ello, se hace más frecuente que mujeres mayores a 40 años decidan ser madres, algunas por primera vez, y es ideal saber qué deberían tener en cuenta antes y durante, más aún si algunas veces… ¡el embarazo llega de manera sorpresiva!

Antes de embarazarme

Es importante contar con la mejor orientación. Una de las primeras cosas en la lista de pendientes es realizarse un chequeo, tanto ginecológico como general. Recordemos que a esta edad pueden aparecer problemas, como sobrepeso, presión alta, diabetes, problemas de tiroides, los que deben de ser descartados. Además, debe realizarse un examen clínico completo, análisis, verificar los niveles de hemoglobina, colesterol y glucosa. Asimismo, llevar un estilo de vida saludable, con alimentación balanceada y actividad física. No olvidar el suplemento de ácido fólico, al menos dos o tres meses antes de empezar a buscar el embarazo.

Hay que recordar también que las posibilidades de quedar embarazada disminuyen con la edad. En muchos casos es necesario tomar un perfil hormonal para verificar el estado de los óvulos, y tener una mejor idea sobre si es necesario recibir manejo por un especialista en fertilidad. Una alternativa para poder ser mamá a esta edad es congelar los óvulos cuando se es más joven y poder utilizarlos posteriormente.

A pesar que un mayor número de mujeres mayores a 40 años buscan ser madres, las probabilidades de complicaciones no han disminuido. Hay mujeres de esa edad que lucen menores, y físicamente están en mejores condiciones que otras más jóvenes que no se cuidan, pero finalmente eso no determina si un embarazo puede complicarse o no. El riesgo de pérdidas, bebés de bajo peso, prematuro, pre eclampsia o diabetes gestacional aumenta, y es algo que se debe de tener en claro

Embarazo | Fuente: Getty Images

Ya estoy embarazada

Si ya hay un resultado positivo, entonces se deben iniciar los controles del embarazo lo antes posible, para la realización de los exámenes y la ecografía que verifique el estado del bebé.

Es importante la ecografía genética, entre las 11 y 14 semanas de embarazo, que debe ser tomada por un ginecólogo con entrenamiento en este tipo de estudios, y complementarla con estudios genéticos, ya sea en sangre de la madre o por estudio del líquido amniótico del bebé, porque el riesgo de tener un hijo con problemas de este tipo es mucho mayor. En este punto debemos recordar que básicamente es solo para orientar a la madre sobre dicho riesgo, y no todas mamás desean llevar a cabo el estudio.

El control debe de ser lo más estricto posible, con toma de suplementos vitamínicos y a veces de medicación para los problemas previos de la madre. Las señales de alarma deben de estar claras. Pero también hay que saber que el embarazo no es razón para dejar sus actividades. Si está todo yendo bien y no se presentan complicaciones, se puede seguir con su rutina.

Una vez que se llega a la fecha probable de parto, el ginecólogo evaluará cual es la mejor vía del parto y si, por alguna razón, se tiene que adelantar.

Finalmente, si tienes 40 años o más y quieres ser mamá, es posible tener un embarazo que llegue a buen término, pero es importante consultar con tu ginecólogo sobre tu caso particular, ya que toda mujer es diferente, y estar bien informada y orientada al respecto.

El embarazo conlleva cambios en todo el cuerpo. | Fuente: Getty Images | Fotógrafo: Jovanmandic